El hashtag y la feria gastronomica

Redacción LR

Domingo, 29 de Octubre del 2017

#Perúpaísdevioladores. Vamos a prestarnos la reflexión de un publicista, en este caso Robby Ralston, para entender la inútil discusión sobre el uso del hashtag #Perúpaísdevioladores. El lunes pasado, las redes sociales ardían de indignación después de que se conociera que una empadronadora del Censo Nacional fue violada por un sujeto en Villa el Salvador. Ante ello, el referido hashtag fue lanzado en Twitter. Inmediatamente, muchas voces salieron a decir que era un pésimo lema y que no se podía generalizar, pues no todos los hombres peruanos son violadores. El miércoles 25, Ralston lanzó dos tuits. En el primero decía que "el eslogan lo incomodaba" y en el segundo que para oponerse a la violencia contra la mujer había que lanzar "mensajes positivos". Su valoración venía desde su experiencia: la publicidad. El viernes 27, su punto de vista cambió. En un post contó que tuvo una discusión con su hija Marina y que ella, entre reproches, le explicó que no podía ver al hashtag como una pieza publicitaria sino como un grito desesperado en busca de ayuda (Marina es, sin duda, una joven que sabe explicar las cosas). Y sí, el bendito hashtag que tanto ha molestado es eso, una exclamación producto de la rabia, del miedo, de la indignación, algo que no puede ser valorado por cómo está redactado, entre las cuatro paredes de un café. Ralston lo tiene claro ahora. Ese hashtag es un pedido de auxilio y ante eso solo queda hacer una cosa: dar la mano, poner el hombro, marchar junto con ellas.

#Mistura2017. La feria gastronómica más importante de Latinoamérica arrancó el jueves su décima edición. La semana pasada, el reportero Raúl Mendoza pidió las opiniones de diferentes conocedores del tema y todos ellos coincidieron en que Mistura sigue siendo una de las marcas que mejor refleja la peruanidad, pero que ha ido perdiendo brillo. Entre otras cosas, porque ya no llegan expositores internacionales de peso o porque sus colas desaniman a cualquiera. Esta es una nueva oportunidad para la feria. En el Rímac, el distrito que ahora la acoge, puede reenamorar al público que todavía le guarda cariño.

Te puede interesar

Nuestras portadas