Luis Vargas Valdivia

“Me ratifico: Fujimori fue mucho más astuto que Montesinos”

Abogado. Experto en derecho penal. Procurador especial para los casos de Alberto Fujimori. Socio del estudio Benites, Forno & Ugaz Abogados. Profesor de derecho procesal penal en la Universidad de Ciencias Aplicadas (UPC)

Maritza Espinoza

Domingo, 10 de Septiembre del 2017

Fue juez antiterrorista en los 90 e iba en combi de su casa al Poder Judicial, justo cuando aquellos magistrados eran los blancos favoritos de Sendero Luminoso. Años después, como miembro del equipo inicial de la Procuraduría Anticorrupción y, luego, como procurador, Luis Vargas Valdivia tuvo que enfrentar el más grande tsunami de corruptela que ha sufrido el país, cuando aún la mafia estaba enquistada en todo el aparato del Estado. ¿Quién mejor que él para hablar de la corrupción de Odebrecht y analizar el modo en que se está llevando a cabo el proceso judicial que involucra a los últimos cuatro presidentes peruanos?

La gente ligada al fujimorismo suele decir que con Odebrecht se han “nivelado” todos los gobiernos en corrupción. ¿Hay punto de comparación con el fujimontesinismo?

No hay punto de comparación (entre la corrupción de Odebrecht y la del fujimontesinismo). Es como que me digas: hemos tenido cáncer y ahora tenemos sida. Ya nos nivelamos. ¡Nos vamos a morir de todas maneras! (risas) El gran problema del tema Fujimori-Montesinos es que ese gobierno corrupto generó al Estado la pérdida de credibilidad de las instituciones, esta desinstitucionalización que todavía vivimos...

PUEDES VER Keiko Fujimori visitó a su padre en clínica Centenario

Pero si sólo pudiéramos magnificar el daño económico, ¿hay comparación posible?

No. El perjuicio económico ocasionado por Fujimori y Montesinos fue mucho mayor, tanto así que no se puede todavía cuantificar.

¿Nos quedamos chicos con los seis mil millones que se dice se birlaron?

Sí. Si lees Historia de la corrupción en el Perú (de Alfonso Quiroz), se señala que ha habido hipos de corrupción. A fines del siglo XX tuvimos la privatización. Fujimori privatizó todo. Eso implica un ingreso extraordinario a las partidas del estado de doce mil millones de dólares. Cuando entra, el presidente Valentín Paniagua encuentra cerca de 800 millones. Esto te sirve para tener una idea del perjuicio.

En una entrevista usted dijo que Fujimori había sido mucho más astuto que Montesinos, que dejó huellas. A la luz de lo que ya se sabe, ¿por qué no se ha podido judicializar el enriquecimiento ilícito de Fujimori?

No se ha podido judicializar, porque no se siguió con las investigaciones. Acuérdate que se contrató primero a Kroll, que, si bien al comienzo no tuvo un buen desempeño, en los últimos cuatro meses sí tuvo una línea investigativa interesante. Por eso se propuso o renovarle el contrato o contratar a otra empresa -ojo, Kroll no fue contratada a pedido de la Procuraduría-, pero no se siguió. Por otro lado, en ese entonces, en la procuraduría se peleó mucho por constituir una Unidad de Inteligencia Financiera, pero el gran problema es que, en su constitución, no se le ha permitido tener acceso al secreto bancario, porque los políticos no quieren una UIF que pueda indagar en sus cuentas y que, a través de las comunicaciones con las otras UIFs, lleve a cabo, como se hace normalmente, investigaciones a fondo…

Pero, en el caso específico de Fujimori, ¿habría depósitos bancarios?

No había depósitos bancarios, pero, sí, alguna de las líneas establecía que el expresidente utilizó mucho testaferro. Y te das cuenta por el ritmo de vida que llevaba en Japón y que la pensión que tenía no le hubiera permitido. Y también el ritmo de vida que han llevado sus hijos y sus familiares…

¿Y se logró por lo menos hacer un cálculo de cuánto podría haberse llevado personalmente Fujimori?

Es que es difícil hacer un cálculo. Pero sí me ratifico en que Fujimori fue mucho más astuto e inteligente que Montesinos, porque lo que hizo este fue utilizar el sistema financiero y eso ha dejado una huella. En el caso del expresidente Fujimori ha sido difícil, pero hay una serie de elementos que permiten establecer enriquecimiento indebido. El hecho mismo del viaje de Japón a Chile en un avión privado. Él dice que un grupo de amigos lo fletaron. ¿Imaginas fletar un avión para viajar directo de Japón a Chile? Y el ritmo de vida que llevó allí. Cuando le dieron arresto domiciliario, estuvo viviendo en la zona más exclusiva de Santiago. Y el caso de la educación de sus hijos. Ellos dicen que no hay pruebas, y es porque nunca han permitido, por ejemplo, que la universidad informe los medios de pago que se utilizaron... Si nos dicen que no hay pruebas, es que no han contribuido nunca con las investigaciones, pues.

Haciendo de abogado del diablo: Si Fujimori birló tanto dinero, ¿por qué Keiko Fujimori necesitaría el aporte de Odebretch?

Porque estás hablando, pues, de aportes para una campaña. Y el expresidente es una persona inteligente. ¿Cómo haría él para ingresar los dineros sin dejar huella y sin que se descubra finalmente que proceden de determinadas cuentas de determinados depósitos?

Bueno, se ha dicho que podría ser vía Joaquín Ramírez o vía los famosos cócteles…

Esa es la modalidad que se dice que, en efecto, se ha venido utilizando. Estos famosos cócteles o los sorteos donde nunca salían ganadores (risas). Además, la versión de la señora Fujimori es bien ingenua, por no decir otra cosa, y es que ella abre sus cuentas y abre las cuentas de su partido. Por ahí no llega el dinero, pues. Creo que nos queda perfectamente claro por el tema del expresidente Humala: el dinero fue en efectivo, a efectos de evitar el rastreo. Nuevamente, ¿cómo hacer para ingresar al sistema financiero esa cantidad de dinero? Ahí es cuando comienzan a utilizar testaferros y todo lo demás.

Cuando usted fue procurador, la sentencia por enriquecimiento ilícito a Montesinos se dio a un año de destaparse la corrupción. Ya tenemos un año de lo de Odebrecht y ni siquiera comienzan los procesos. ¿A qué lo atribuye?

Son, como te comentaba, fenómenos distintos. La modalidad de Fujimori y Montesinos es el Estado corrupto. Lo que tiene Odebrecht es que es como un tsunami: la corrupción privada que llega e inunda al sector público. ¿Por qué? Porque esto es parte también de la falta de institucionalidad que nos dejaron el expresidente Fujimori y Montesinos y lo estamos padeciendo. Poder judicial y Ministerio Público debilitados. Consejo Nacional de la Magistratura seriamente cuestionado. La credibilidad del sistema es bajísima.

¡Y ni qué decir de la Procuraduría Anticorrupción…!

Claro. El expresidente García se encargó de casi casi finiquitarla. Y no aprendimos la lección y no nos preocupamos de implementar planes de lucha contra la corrupción. Acuérdate que se convocó al Sistema Nacional Anticorrupción durante el Gobierno de Transición, se le entregó los planes al presidente Toledo, y lo que hizo fue encarpetarlo. Lo encarpetó él. Lo encarpetó el presidente García. El presidente Humala dijo al comienzo que iba a aplicarlos y no los aplicó. No tenemos pues una política de lucha anticorrupción. No tenemos establecida una fiscalía fuerte para afrontar estos temas.

En ese contexto, ¿cómo ve la actuación global de la fiscalía peruana en ese proceso?

Yo creo que la fiscalía está haciendo un buen esfuerzo en general. Me parece que la presencia de Pablo Sánchez como fiscal de la Nación es una garantía.

¿Pero cómo ve el hecho de que los fiscales peruanos hayan encubierto la mención a Keiko Fujimori en el interrogatorio de Vitacura?

El problema es qué pasa abajo, al interior del Ministerio Público. Volvemos a lo mismo: tenemos un MP seriamente afectado por esta falta de institucionalidad y que no está preparado para ver este tipo de investigaciones que requieren alta capacitación y alta tecnología.

En ese sentido, fuera de Brasil, ¿cuál de los países implicados ha tenido un procedimiento más eficaz y transparente en el tema Lava Jato?

Todos estamos por ahí, ah, y todos dependemos básicamente de lo que Brasil nos vaya a entregar. Este problema nos debe llevar a buscar soluciones no sólo locales, sino regionales. Tenemos que apuntar más o menos a lo que hay en la Unión Europea, el famoso Eurojust, que coordina las labores de jueces y fiscales. Tenemos que recibir la información de Brasil, procesarla, evitar que nos torpedeemos entre nosotros mismo, porque, claro, si estamos llegando a un proceso de colaboración y, de repente, una procuradora pide que se comprenda como procesado a alguien que está postulando a colaborador eficaz, rompiste el acuerdo. Entonces generas desconfianza en Brasil y te congelan la entrega de información…

Y ese argumento puede ser muy útil para aquellos a los que le interesa neutralizar las investigaciones.

Claro, porque el principal argumento que te dan es: aquí tienen que caer todos, caiga quien caiga. No. Tú tienes que cambiar tu esquema mental. Hay que centrarse en la cabeza. Si esto es una organización, hay que ir a la cabeza. No dejar el cuerpo de lado, pero ir a la cabeza y después ir buscando lo demás.

¿Cuál es el principal logro del sistema judicial peruano en el tema Lava Jato?

El procesamiento del expresidente Humala y su esposa, el procesamiento del presidente Toledo, las investigaciones contra la señora Fujimori y esperemos que también esto sea respecto del presidente García. Pero lo importante es insistir en el tema de cooperación y en una legislación adecuada, pero no hay interés en darla.

En el caso de Humala, algunos dicen que su carcelería es excesiva, que el caso no ha sido bien tipificado, que las donaciones para campañas no están debidamente reguladas…

Pero por ahí no va el tema. Yo sí creo que lo de Humala está debidamente tipificado. Lo que tienes que determinar en el lavado de activos es que el dinero procede de un acto delictivo. ¿Estos dineros de dónde procedían? De esa famosa cuenta que tenía Odebrecht para actos de corrupción. El segundo supuesto es que los involucrados debían presumir la procedencia ilícita del dinero. Eso es fácil de demostrar. ¿Cómo recibes millones de dólares en efectivo si sabes que tienes que bancarizar? ¿Lo pusieron en conocimiento del partido? No. ¿En conocimiento de las entidades de control electoral? No. ¿Bancarizaron ese dinero? No. ¿Qué hicieron con ese dinero? Buscaron testaferros. Es fácil presumir entonces que ellos sabían de su procedencia ilícita.

Quienes defienden a Keiko Fujimori y García, dicen que en sus casos sólo hay dichos…

Eso sí, estoy de acuerdo, pero lo que hay que hacer con eso es investigar. No puedes decir: esto ni siquiera amerita una investigación. A ver, ¿contra el presidente Humala qué había al comienzo? Dichos. ¿Qué decían nuestros políticos? ¡Esta es prueba irrefutable! Ahora tenemos los mismos dichos y dicen: Ah, no, ¡Esa prueba no vale! (Risas)

Todos los políticos involucrados, incluidos los presidentes, hablan de persecución política. ¿Hay algún caso de los que hemos vivido en que eso sea real?

No. En el tema del presidente Humala y su esposa, yo he sido uno de los que ha señalado que la detención no ha sido adecuada, pero sí creo que se ha acreditado el delito. Lo que debió hacer el Ministerio Público es, en lugar de pedir la detención, ir a una acusación, juicio oral y sentencia, porque ya creo que ya tienen acopiada una serie de elementos.

Te puede interesar

Nuestras portadas