El fundador y el pastor

Redacción LR

Domingo, 10 de Septiembre del 2017

#GustavoMohmeLlona. Es un hecho. Este diario es absolutamente crítico del fujimorismo. En nuestro afán por desentrañar su espíritu autoritario, y su pasado corrupto, hemos sido directos, muchas veces ásperos, pero mantuvimos las formas. Las faltas de respeto, los insultos, han venido siempre del lado naranja del espectro político. Todo lo hemos tolerado. Pero atropellar la memoria de nuestro director fundador Gustavo Mohme Llona, amparándose en mentiras, es inaceptable. Miente el presidente del Congreso, Luis Galarreta, cuando dice que retirar el nombre de Gustavo Mohme Llona de la Sala de Conferencias del Parlamento fue un acuerdo de la Mesa Directiva del Legislativo. Allí está la versión del congresista Richard Acuña, su vicepresidente, quien dice que no estaba enterado de esta decisión. Miente cuando dice que no fue una propuesta del fujimorismo. Su otro vicepresidente, Mauricio Mulder, ha declarado que esta idea fue planteada por el propio Galarreta. Miente cuando señala que la sala estaba en desuso. Decenas de fotos y testimonios confirman que la sala Mohme era usada por delegaciones que llegaban de las diferentes regiones para contar en Lima los problemas por los que atraviesan. En 2001, bajo la presidencia de Henry Pease, el pleno del Parlamento y no un presidente sin argumentos, decidió ponerle el nombre de nuestro fundador a la sala de conferencias del Legislativo. Fue un reconocimiento a su trabajo como gestor del Acuerdo de Gobernabilidad, que logró la concertación entre las principales fuerzas políticas e hizo frente al régimen corrupto y arbitrario de Alberto Fujimori. Su memoria no será manchada. Aunque el fujimorismo se empeñe en lo contrario.

#PapaFrancisco. El internet es desde hace tiempo un campo de batalla. Puede mostrar cuánto pueden polarizar los dichos o hechos de cualquier personaje público, incluido el Papa Francisco, quien culmina hoy su visita a Colombia. Su llamado a la reconciliación, en un país que trata de sacar adelante el Acuerdo de Paz entre el gobierno de Juan Manuel Santos y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), ha provocado reacciones de los opositores a esta medida, que no han dudado en llamar "izquierdista" al Pontífice, y también la de los que respaldan esta decisión, que la han emprendido contra el expresidente Álvaro Uribe, principal opositor del acuerdo.

Se dice que la visita de Francisco a Colombia puede servir como termómetro para saber qué pasará cuando pise suelo peruano, en enero del próximo año. Desde luego, su agenda en nuestro país es distinta. No abordará algo parecido al conflicto que desangró durante años a Colombia. La cuestión social más importante que tocará será la deforestación de la amazonía por la minería ilegal y la situación de los nativos indígenas en Madre de Dios. Hay que preguntarnos si ese es un tema que nos polariza. Hay que preguntarnos si hay grupos políticos que, con su silencio o con su complicidad, han avalado el avance de la minería ilegal. Y hay que poner el tema en agenda ahora. No esperar al Pontífice. Ni que el debate empiece cuando él esté entre nosotros.

Te puede interesar

Nuestras portadas