Alianza Lima: El corazón late a mil

Avanza. Alianza Lima venció 1-0 a Municipal y es el líder del Clausura. Rinaldo Cruzado anotó el único golazo del partido. Íntimos van por el título nacional.

27 Nov 2017 | 6:20 h

En Matute hubo un ganador que se vio obligado a sudar la camiseta como se debe. A redoblar esfuerzos y sumar voluntades. Porque al frente tuvo a un rival que lo exigió a fondo. Un triunfador llamado Alianza Lima que está acostumbrado a vivir estas alegrías porque está preparado para afrontar y resolver este tipo de necesidades.

Y lo ganó bien. Con ráfagas de buen fútbol, actitud o ‘corazón’ como lo llaman en La Victoria y un gol que fue una verdadera obra de arte. Una pinturita que generó éxtasis en las graderías del coloso victoriano.

PUEDES VER Alianza Lima es el nuevo líder del Torneo Clausura tras ganar 1-0 a Deportivo Municipal

Alianza venció 1-0 a Municipal y escaló al primer lugar del Clausura con 28 puntos. Ahora tiene la primera opción de quedarse con el título nacional sin necesidad de ir a los play off.

La visita se robó el protagonismo durante los primeros 15 minutos. Pues se mostró como esos equipos que se sienten superiores a su rival. Sólido y bien estructurado, pero sin definición. La Academia tuvo tres claras ocasiones de gol y ninguna las embocó. Aquí Leao Butrón volvió a enfundarse ese traje de héroe para este tipo de partidos donde lo único que vale es ganar.

Un poco empujado por su gente y otro tanto por necesidad, el cuadro de Bengoechea creció en su accionar y fue más armónico a la hora de trasladar la pelota. Aquí sobresalió el liderazgo de los que más saben: Aguiar, Cruzado y Ascues empezaron a hablar el mismo idioma futbolístico hasta poner en serios aprietos a Erick Delgado.

Para ganar mayor creatividad e inventiva de tres cuartos de cancha hacia arriba, Bengoechea sacó de su oncena a Gabriel Leyes y mandó a la cancha a Luis Ramírez. El cambio dio sus frutos porque Alianza inició el complemento trasladando el balón con mayor sutileza.

Hasta que llegó el gol, mejor dicho, el golazo que gritó todo el pueblo blanquiazul cuando vio que un misil lanzado desde el botín derecho de Cruzado estalló en las redes del arco de Delgado. 1-0 y en las tribunas ya se armaba la fiesta. Esas que gustan en Matute, a puro grito, baile y canto.

Municipal fue un combativo rival que, pese a quedar con diez hombres tras la expulsión de Alfageme, casi empata tras un remate de Sergio Moreno en el parante. De ahí en adelante, lo que prevaleció fue la inteligencia de los íntimos para mantener el resultado y el rugir de miles de gargantas que ya empezaron a soñar como a ellos les gusta: a lo grande. A lo Alianza. 

Te puede interesar