Perú vs Nueva Zelanda: Cinco razones que explican el empate en Wellington

Análisis. Cinco razones de la igualdad sin goles en Wellington. La ‘Bicolor’ no hizo un buen partido, no estuvo precisa en los pases y el trámite se acomodó a lo propuesto por Nueva Zelanda. Ricardo Gareca nunca se animó a jugar con dos delanteros.

11 Nov 2017 | 12:01 h

1. Más posesión del balón, pero mucha imprecisión

No importa tanto tener la pelota, dominar si es que no se llega al arco rival. Se gana con goles y precisión, pero eso fue lo que nos faltó. Barcelona o el Manchester City basan su juego en tener el balón, pero ponen contra las cuerdas al rival. Este no fue el caso. No estuvieron finos en los pases, no supieron crear los espacios necesarios. Se excedieron en el juego lateralizado y sin mayores riesgos, se terminó cayendo en el plan del rival.

PUEDES VER Perú igualó 0-0 con Nueva Zelanda en Wellington y definirá en Lima su pase al Mundial de Rusia 2018

2. Faltó Paolo Guerrero, el goleador de la selección

La suspensión de Paolo Guerrero por un resultado analítico adverso en el antidoping del partido contra Argentina del pasado 5 de octubre obligó a que Ricardo Gareca tenga que pensar en un plan B para jugar ante Nueva Zelanda. Sin el goleador histórico de la selección, el ‘Tigre’ apostó por Jefferson Farfán. La ‘Foquita’ pasa un buen momento en Rusia, pero tiene otro estilo de juego. Rompe líneas, busca los espacios libres, desequilibra con velocidad. Nunca lo buscaron de esa manera.

Farfán no sabe jugar de espaldas al arco como lo hace el ‘Depredador’, que tiene experiencia para ‘aguantar’ rivales y preocupar con su presencia. La ‘Foquita’ tampoco tuvo muchas chances, no le llegó el balón. Él se las tuvo que crear, como ese balón a los 6 minutos que casi empuja.

3. Los extremos no fueron la solución en Wellington

Cuando el partido se complica, las individualidades deben aparecer, pero no fue un buen día de André Carrillo, que se excedió en los lujos y estuvo tímido al momento de desbordar. Tampoco estuvo claro Edison Flores, que solo se animó a patear una vez al arco desde fuera del área. La ruda marca y las constantes faltas nos complicaban. Christian Cueva, que debía conectar la volante y el ataque, no encontró socios. Nadie intentó ser el héroe. El error fue pensar que por las bandas estaba la solución cuando los ‘All Whites’ tienen un esquema práctico para defender.

4. Caímos en el juego físico que propuso Nueva Zelanda

La idea era jugar al ras del piso, toque corto. La religión del toque, el estilo peruano. Pero solo fue por momentos, por cortos minutos. Luego caímos en la propuesta de Nueva Zelanda, de un partido trabado, con el balón dividido, con centros y mucha presión. Ellos estaban cómodos y Perú cayó en el plantel. El empate tiene un mal sabor porque no hubo conexión.

5.Los cambios se hicieron tarde y no tuvieron el éxito esperado

Recién en el minuto 76, Ricardo Gareca decidió hacer un cambio. Ingresó Paolo Hurtado en lugar de André Carrillo, pero tampoco fue la solución. El ‘Tigre’ nunca se animó a poner dos delanteros como lo hizo en las prácticas. Raúl Ruidíaz se quedó en la banca. En los últimos cinco minutos entraron Pedro Aquino y Andy Polo.

Te puede interesar