Un corazón así de grande

Vibrante. Con un gol en la agonía del partido, Alianza Lima superó 3-2 a la San Martín y está a un paso de conquistar el Apertura. Gonzalo Godoy fue la figura al marcar un doblete.

Redacción LR

Y ahí va Gonzalo Godoy, abrazado por todos sus compañeros, con lágrimas en los ojos, porque fue protagonista excluyente de una noche repleta de emociones y un final que seguro ni el mejor libretista de novelas dramáticas se hubiese imaginado. Los segundos de descuento se diluían y el triunfo que no llegaba en Matute. Pero llegó ese bendito minuto 48 que le cambió todo a esta historia. Un saque largo de Francisco Duclós hacia el corazón del área de la San Martín se encontró con la cabeza del zaguero uruguayo para marcar el 3-2, que transformó al Alejandro Villanueva en un manicomio.

Así se generó la explosión, el desahogo, el llanto, la algarabía, el corazón en la boca. Todo lo que significa Alianza Lima. Pues parece que este club nació para sufrir y ser feliz.

Alianza ganó, sumó 29 puntos, y si hoy empatan UTC y la ‘U’, el cuadro blanquiazul podría adelantar la vuelta olímpica en los próximos días,

En los primeros minutos, el equipo de Pablo Bengoechea ofreció una pobre versión de sí mismo. Una pálida imagen, pues tuvo inmensas dificultades para construir fútbol. Todo era de la San Martín que, sin presiones, erigió una enorme actuación en el amanecer del encuentro.

Hubo un factor clave en el funcionamiento santo: la personalidad, la actitud para ir al frente, además de contar con sólidos argumentos futbolísticos que se respaldaban en el ida y vuelta de Wilder Cartagena, el buen pie de Ramiro Cáseres y la potencia de Alexander Succar.

Esto trajo a la consecuencia una jugada colectiva que Hideyoshi Arakaki no pudo terminar en las redes del arco de Leao Butrón y una individualidad de Cáseres a los cinco minutos que dejó en silencio Matute, pues de tiro rasante puso el 1-0 en el marcador. Esta vez el arquero victoriano no fue héroe, sino villano, ya que erró en el despeje.

Pero con el correr del tiempo, Alianza Lima se dio cuenta de que era local. Se despojó de sus temores. Y de los viejos fantasmas. Y fue. Como lo fue el cuadro blanquiazul en todo este torneo. Sin fútbol, pero con ese coraje indomable. Aunque también rotó el balón con criterio, apeló a los cambios de frente y a las triangulaciones de sus hombres de buen pie.

El dominio del local se reflejó en el accionar del portero Alejandro Duarte, quien le sacó la etiqueta de gol a un cabezazo de Hohberg y otro de Hansell Riojas.Sin embargo, Duarte, quien desde la fecha 9 es titular, no pudo contener el tiro desde los 12 pasos de Aguiar a los 34 minutos, tras falta de Salas contra Hohberg.

La segunda etapa parecía ser la copia de la primera. Pues San Martín se hizo dueño de la pelota y generó una que otra jugada de peligro sobre el arco de Butrón. Sin duda, el comienzo del complemento acentuó la preocupación de los hinchas que sufrieron cuando Jairo Vélez sacó un derechazo que pasó cerca del parante del arco de Butrón.

Bengoechea tuvo que asumir el riesgo y mandó a la cancha a Kevin Quevedo y Erinson Ramírez, pero no daba sus frutos. El cuadro santo no se replegó por nada del mundo. Buscó con insistencia hacerle daño a los íntimos. Y lo consiguió con un penal de Succar, que se cobró por una mano de Duclós.

Pero Alianza sabía muy bien que vencer a la San Martín costaba más que el simple sudor que desfoga el cuerpo. Era el momento de marcar la pauta sobre el gramado. A puro corazón. Y la jerarquía del equipo íntimo apareció. Con Aguiar, Hohberg, Pacheco y, sobre todo, con un impensado salvador, Gonzalo Godoy, que utilizó la cabeza para darle el triunfo a un equipo que suele sufrir mucho, pero que cada vez más huele a campeón. Alianza, esta vez, tuvo corazón, mística y garra. Sí, la charrúa.

Gonzalo Godoy: “Aún no hemos ganado nada”

  • Esta vez Leao Butrón no fue la figura del partido, sino un zaguero alto y que va bien en el juego aéreo. Su nombre: Gonzalo Godoy, que terminó con lágrimas en los ojos, pues se erigió como la figura del partido. “El partido fue muy difícil. Gracias a Dios conseguimos los tres puntos. Siempre me preocupo por defender, pero trato de ayudar arriba y hoy se dio. Estamos a un paso pero todavía no ganamos nada”, dijo Godoy a Gol Perú.
  • Por su parte, su compatriota Luis Aguiar, apuntó: “Siempre tuvimos confianza de ganar, hicimos los méritos. Vamos a querer ganar el último partido. Aún no hemos ganado nada, pero hay que celebrar este partido”.

Alejandro Hohberg

Delantero de Alianza Lima.

“Todavía no podemos festejar, pero si Alianza va a salir campeón, hay que sufrir como hasta ahora. El equipo responde y hay que seguir metiendo siempre”.