Altos oficiales que estuvieron destacados en el cuartel militar de Huamanga en 1983 están siendo juzgados por secuestro, tortura y ejecuciones extrajudiciales. Treinta y cuatro años después nos seguimos preguntando: ¿Dónde están los desaparecidos?

Por: Maria Elena Castillo y Elías Navarro

mariaelena.castillo@glr.pe

Cuando la vida no vale nada

1983 fue un año de barbarie en Ayacucho debido a los crímenes de la organización terrorista Sendero Luminoso y las violaciones a derechos humanos de las fuerzas del Estado.

El cuartel Los Cabitos se convirtió en un lugar de detenciones ilegales, torturas, desapariciones forzadas y ejecuciones extrajudiciales.

Los sobrevivientes han relatado que sufrieron torturas durante los interrogatorios para tratar que se autoinculpen. Varios fueron testigos de la ejecución de otros detenidos, así como de los ruegos y lamentos de las mujeres que eran violadas por sus captores.

Familiares y víctimas han esperado 34 años por justicia. La Sala Penal Nacional, presidida por el juez Ricardo Brousset, tiene en sus manos este caso, que lleva seis años de juicio oral.

Los peruanos que faltan

El estado mayor del cuartel Los Cabitos está siendo juzgado por las violaciones a derechos humanos cometidas contra 53* personas en Huamanga durante 1983, de las cuales 33 siguen desaparecidas y el cuerpo de uno de ellos fue exhumado del campo de tiro conocido como La Hoyada.

Solo 19 fueron liberados, tras haber sido torturados en la instalación militar o algunos de sus anexos. Fueron detenidos por miembros del Ejército o de la Policía, muchas veces de sus casas o detenidos en la calle, y finalmente todos entregados a los militares.

Ante los jueces han detallado que les daban de puñetes, los colgaban con los brazos atrás, les pasaban electricidad o los ahogaban en un pozo lleno de agua sucia.

De las 53* víctimas, 33 están en condición de desaparecidos, 16 fueron torturados, 3 mujeres sufrieron violencia sexual y 1 fue ejecutado de forma extrajudicial.

Perfil de las víctimas

Más de la mitad de los detenidos eran escolares o estudiantes de la Universidad San Cristóbal de Huamanga. Tenían menos de 30 años. Incluso hubo dos hermanitas de 7 y 10 años.

Se los llevaban en redadas o los sacaban de sus casas en la madrugada, mientras regía el toque de queda.

* La República consideró 54 víctimas para esta investigación en base a la denuncia inicial presentada por el Ministerio Público hace seis años. Sin embargo, en la requisitoria final, realizada el miércoles (10/05/2017), la fiscal a cargo del caso presentó su acusación por 53 víctimas. No incluyó al ciudadano Manuel Juan de Dios Palomino.

Los acusados

Por la forma sistemática de las detenciones y torturas, la Fiscalía denunció al estado mayor de Los Cabitos, y al ministro de Guerra en 1983, Oscar Brush Noel.

La demanda involucró a diez oficiales que tuvieron bajo su mando a efectivos que participaron en las violaciones a los derechos humanos. Solo seis siguen vivos y están siendo procesados.

Los detenidos eran llevados al cuartel, al centro de operaciones del destacamento de Inteligencia conocido como “Casa rosada” y a diversas bases militares. En algunos casos, las torturas también se produjeron en dependencias policiales.

(Haga click a los rostros para ver información)
×

Acusado de aprobar la política de detenciones irregulares realizadas por los militares en Ayacucho.

×

Incluido en el proceso por participar en la planificación del plan operativo que se utilizaría en Ayacucho en 1983.

×

Diseñó el plan operativo aplicado en Ayacucho. Prohibió el ingreso de organizaciones humanitarias y del periodismo, reservándose el derecho de autorizar determinados reportajes o entrevistas.

×

Secundó las acciones aprobadas por el comando. Tenía funciones de planificación, operativas y administrativas.

× Supervisó que se ejecute las acciones ordenadas por el alto comando. Participaba en las reuniones de planificación.

×

Autorizaba el uso de todos los bienes del cuartel, como la salida de los camiones, donde llevaban a los detenidos.

×

Coordinaba las detenciones, participaba en búsqueda y capturas. Testigos lo han reconocido como uno de sus torturadores.

×

Encargado de recoger información de inteligencia y preparar los operativos para detener a los sospechosos de subversion.

×

Tenía a su cargo el personal que participaba en las detenciones, así como las instalaciones de Los Cabitos.

×

Estuvo destacado en Ayacucho los primeros seis meses de 1983. Principalmente trabajaba en detenciones e interrogatorios.

Memoria gráfica:

Denuncias de los desaparecidos:

En busca de justicia

Las denuncias presentadas en 1983 se archivaron en la Fiscalía de Derechos Humanos hasta que en 2003 la Comisión de la Verdad y Reconciliación presentó un patrón de violaciones cometidas contra 53 personas en Los Cabitos.

En 2011 comenzó el juicio oral. Víctimas y testigos relataron cómo se produjeron las detenciones y torturas. Uno de ellos contó que fue colgado de un helicóptero para que confiese supuestos actos terroristas.

El Ministerio Público solicitó 30 años de prisión. Ahora, la fiscal Luz del Carmen Ibañez podría elevar su pedido para los seis procesados, tras la identificación de un cuerpo exhumado junto al cuartel militar, que se convierte en prueba clave de que se cometían ejecuciones extrajudiciales.

Con la requisitoria fiscal, que se inicia hoy, el caso entra a su etapa final. Se prevé que a más tardar en julio la Sala Penal Nacional dicte sentencia.

Anexos:

Revisa acá la investigación hecha por APRODEH

Lee el informe de la CVR sobre las violaciones a los derechos humanos cometidas en el Cuartel Los Cabitos

Visita la web de la asociación que fundaron las madres y esposas de los desaparecidos en Ayacucho

Mira videos sobre el Santuario de la Memoria que se levantará en La Hoyada, de donde se han exhumado restos de un centenar de personas.