Tres personas son condenadas por vender obras falsas de Damien Hirst

Vincent Lopreto, Marco Saverino y Paul Mott fueron acusados de fraude y robo agravado tras haber estafado por unos 400.000 dólares a docenas de compradores de arte.

19 Jun 2017 | 11:21 h

Un tribunal de Nueva York acusó de fraude y robo agravado a tres individuos por haber estafado unos 400.000 dólares a docenas de compradores de arte a quienes vendieron obras falsas del británico Damien Hirst, según anunció la agencia de noticias EFE.

Vincent Lopreto, Marco Saverino y Paul Motta cometieron sus crímenes entre octubre de 2015 y el pasado mes de febrero, periodo de tiempo en el que imprimieron y comercializaron copias de varias obras del cotizado artista Hirst, que vendían en internet como originales por miles de dólares.

PUEDES VER: Hugo Coya presenta su nuevo libro sobre el paso del Che Guevara por el Perú

Además, los acusados acompañaban las láminas de documentos de autenticidad y facturas de compra falsas para tratar de convencer a sus víctimas de que los objetos a la venta eran ediciones limitadas firmadas por el artista.

"La demanda del mercado del arte de ediciones limitadas puede llevar a piezas falsas con poco valor", afirmó el fiscal del distrito de Manhattan Cyrus Vance.

"Animo a los posibles compradores a que confirmen la autenticidad del artículo primero con el artista, publicista o un académico experto antes de hacer una inversión significativa", agregó.

En el caso de Lopreto, de 52 años, el sospechoso fue acusado de fraude solo 15 días después de salir de prisión tras una sentencia en 2014 de entre dos y cuatro años de prisión por este mismo delito, la falsificación de obras de Hirst.

En esta ocasión, los estafados provienen de varios países, entre ellos EE.UU., Reino Unido, Alemania, Italia, Macedonia, Sudáfrica, Canadá, Taiwan y Corea del Sur.

La estafa fue descubierta por dos agentes que se hacían pasar por compradores de arte, tras lo que se descubrieron una impresora y otras herramientas utilizadas para la falsificación en un apartamento de Lopreto en la ciudad de Nueva Orleans.

Te puede interesar