Color, tradición y sazón: Comparsas y Patrullas de Cajamarca

El misticismo y la burla callejera se dejaron ver entre las representaciones de los más de 40 barrios participantes en colorido desfile.

12 Feb 2018 | 8:45 h

Con un sol radiante e imponente, el concurso de Comparsas y Patrullas se abrió paso a lo largo de casi 20 cuadras de la ciudad de Cajamarca que se encontraban repletas de miles de turistas nacionales y extranjeros, quienes pugnaron, desde las primeras horas de la madrugada, por ganar algún asiento en primera fila para ver pasar a los clones y las bellas bailarinas.

 Desde las 9:30 de la mañana, los miles de participantes de 43 barrios de Cajamarca se concentraron en el estadio Héroes de San Ramón para tomar su lugar y dar inicio al recorrido que duró aproximadamente 5 horas.

El barrio más grande y uno de los más tradicionales, San Sebastián, abrió el desfile tras el paso de la banderola y comparsa del comité de organización del Carnaval de Cajamarca 2018.

Al son de coplas y huainos pasaron las comparsas en representación de personajes tradicionales como el pintor y escritor cajamarquino Andrés Zevallos, quien falleciera el año pasado.

Comparsas representativas sobre “No a la Violencia a la Mujer” que realizó el barrio de San Vicente; “El Gran Indulto”, representado por el barrio de Chontapaccha; “La Coima”, ejecutado por el barrio de San José, fueron las comparsas temáticas de coyuntura política y social más aplaudidas.

No faltaron las comparsas de las películas de terror como Chucky e It, así como del recordado dibujo animado Los Picapiedras. 

No pudieron faltar los clones en cada uno de los barrios, quienes conformaban patrullas femeninas, infantes o mixtas. Igual, amos y señores de trajes coloridos que imponían el orden entre los turistas que intentaban pasar el cerco de seguridad para tomarse fotos.

Como cada año, los barrios San Sebastián, Cumbe, La Merced y San José fueron los más vitoreados por los asistentes, quienes alcanzaban agua, trago u otra bebida alcohólica a los incansables bailarines y músicos, que a pesar de sudar la gota gorda nunca dejaban de hacer vibrar a la multitud.

Al cierre de la presente edición el jurado calificador aún se encontraba reunido a puertas cerradas en la Casona Espinach deliberando quiénes serán los ganadores en las categorías adultos, juvenil e infantes del concurso de Comparsas y Patrullas; sin embargo, ganadores oficiales fueron los miles de turistas que se apostaron en la calles para disfrutar de tan colorido y pegajoso festival.

Te puede interesar