La muerte como punto de partida para escribir

Escritora. Francesa Maylis de Kerangal explica su proceso para crear historias y cómo comenzó su oficio.

10 Nov 2017 | 16:47 h

“Reparar a los vivos”, es un libro que toma como punto de partida a la muerte. Su autora, la francesa Maylis de Kerangal, confiesa como convirtió un momento de gran dolor en una historia de desprendimiento.

Un infarto masivo sorprendió a alguien cercano y muy querido para la escritora. El hecho la marcó y desde entonces comenzó a indagar sobre las funciones corporales del corazón y su significado en nuestra cultura: el lugar donde yace el amor.

PUEDES VER: Los hombres sienten una angustiante pérdida de poder que los hace violentos

Así nació su personaje Simón, un chico que hace surf y aún lleno de vida muere joven. Sus familiares, permiten que su existencia se prolongue a través de la donación de órganos a una mujer de 50 años.

La vitalidad de las olas y el mar son la metáfora central del libro, el motor para poder hacer una ficción de la vida y la muerte. Los pasajes de la posible reparación de los vivos, explica la autora.

Maylis de Kerangal llegó a la Blanca Ciudad para participar del Hay Festival Arequipa. Ayer, en el Teatro Municipal, sostuvo una amena conversación con el periodista y gestor cultural, Alfredo Vanini.

Durante la cita, de Kerangal puso en evidencia su proceso hacía la creación de historias. “La escritura me vino de golpe”, dice.

Recordó a su padre, unmarino mercante que viajaba mucho, pero que al llegar a su hogar acostumbraba a leer cuentos e inventar historias para Maylis y sus hermanos.

Trajó también al recuerdo las horas que su madre le permitió pasar en la biblioteca de su ciudad, Le Havre, puerto de Normandía. Todo esto influyó en su decisión.

En la actualidad, cuando quiere escribir agrupa una colección de libros que le acompañan como peregrinos en el proceso de la creación. Mapas, textos de filosofía o científicos, todo es bueno.

No todos los libros están en relación directa con el tema de su nueva creación, pero le permiten ir tejiendo lo suyo y actualizar sus textos.

Te puede interesar