El escritor nicaragüense Sergio Ramírez presenta Ya nadie llora por mí

10 Oct 2017 | 6:00 h

EFE. Madrid. El nicaragüense Sergio Ramírez considera que la novela negra es más social en Latinoamérica que en Europa, porque el imperio de la ley “no se puede dar por hecho”, un género que recupera en Ya nadie llora por mí, cuyo hilo conductor es la historia contemporánea de su país.

Ocho años después de publicar El cielo llora por mí, Ramírez, ex vicepresidente de Nicaragua durante el primer gobierno sandinista (1979-1990), regresa al género negro con Ya nadie llora por mí (Alfaguara), una novela que vuelve a protagonizar el inspector Dolores Morales, en una historia de corrupción y abuso.

Morales, ex guerrillero, se incorporó a la policía, donde hizo carrera en la división antidrogas. Pero ahora malvive como detective privado investigando infidelidades hasta que recibe el encargo de un poderoso hombre que le pide encontrar a su hijastra.

Para el escritor, el inspector es “un personaje oscuro, desesperanzado” a través del que se refleja la actualidad “no solo de Nicaragua sino también de América Latina”.

Así, agrega Ramírez, hay una desigualdad con fortunas que nacen “de la falta de transparencia y la corrupción” y en donde el 70% de la población vive de empleos “informales”.

Te puede interesar