Importantes hechos que no se dieron

Mirko Lauer

Un grupo de historiadores coordinados por Eduardo Dargent y José Ragas ha reunido un tomo sobre algunas posibilidades decisivas que no se dieron en el pasado peruano. A primera vista el índice parece una reivindicación de aquello que llegó segundo en la historia peruana. Pero la contra-historia es un método más sofisticado que eso.

La contra-historia, también llamada historia contrafáctica o virtual, explora las consecuencias de que un determinado hecho histórico no se hubiera producido. Esto supone conservar el contexto histórico propiamente dicho, pero sometiéndolo a los efectos de una cadena causal diferente. Así lo que fue nos ayuda a comprender mejor aquello que sí se produjo.

Contra-historia del Perú (Lima, Mitin, 2012) nos ubica en un país donde la capital es Jauja, Túpac Amaru toma el Cusco, José de San Martín logra imponer una monarquía, o Víctor Raúl Haya de la Torre, Mario Vargas Llosa y Keiko Fujimori llegan a la presidencia. Un mundo donde la historia convencional no solo no se repite, sino que ni siquiera se produce.

No se trata de meras especulaciones (aunque estas ya de por sí son importantes), sino de un manejo calculado por parte de conocedores de las épocas que exploran. Son textos que nos ubican, por así decirlo, frente a encrucijadas que definen también un otro lado de la historia, pero que también echan luces sobre lo que vino después.

Cambiar la capital ha sido anhelo de muchos en estos cinco siglos, Fernando Belaunde jugó con la idea de hacerlo a Ciudad Constitución, en la ceja de selva. Hugo Blanco tomó la ciudad de Quillabamba, cerca al Cusco, en 1962. Los títulos nobiliarios proscritos por los independentistas siguieron dando vueltas por la República por un buen tiempo.

Todo esto sugiere que el dato contra-histórico nunca está realmente en las antípodas del histórico, sino que más bien constituye una de sus variantes, un hipotético desvío en la máquina del tiempo. Lo cual sugiere que el devenir histórico está más determinado por el contexto y menos por el hecho individual de lo que se suele suponer.

Este libro de Dargent y Ragas tiene ilustres antecedentes, y lo mencionan en su prólogo:”En un libro clásico, El azar en la historia y sus límites, el siempre pionero Jorge Basadre exploró su posible aplicación al análisis del pasado. Pero fue a mediados de los años ochenta que Magdalena Chocano ofreció un texto en el que reexaminaba estas ucronías en tanto crítica y análisis del pasado. Chocano plantea que estas ucronías suelen traer implícitas una percepción pesimista de la historia nacional; son una narrativa de “oportunidades perdidas” y resaltan una larga cadena de decisiones mal tomadas. En el Perú, entonces, el contrafáctico ha sido, por lo general, un lamento por un futuro que pudo ser mejor”.

Síguenos en Facebook

ÚLTIMAS COLUMNAS

Mirko Lauer
KENjI, REY DEL SELFIE
Viernes, 24 de Marzo de 2017
La República
LA PUCP
Viernes, 24 de Marzo de 2017
Juan de la Puente
El agua embotellada y los nuevos sacaojos
Viernes, 24 de Marzo de 2017
Gabriela Wiener
Solidaridad / Solidaridad
Viernes, 24 de Marzo de 2017
Salomón Lerner Febres
Cien años de la Pucp
Viernes, 24 de Marzo de 2017
Augusto Álvarez Rodrich
valiosos cien años de la pucp y el perú
Viernes, 24 de Marzo de 2017