Bolivia en La Haya

Mirko Lauer
En abril pasado Bolivia se colgó de los faldones del Perú y se sumó a la cola de La Haya, en pos de apoyo para una salida al Océano Pacífico. El reciente fallo de la corte le ha dado a Evo Morales la esperanza de ser el próximo que le logre imponer una concesión a Chile. En este caso, en la forma de un corredor soberano hasta el mar.
El reclamo boliviano es que La Haya obligue a Chile a sentarse a “negociar de buena fe” esa salida al mar. La corte ha recibido los papeles, pero el asunto todavía está en una fase condicional, a la espera de que las dos partes terminen de presentar sus argumentos. Nada va a ser decidido allí antes de febrero del 2015.
Lo extraño en la demanda boliviana es que Evo Morales ya tenía una mesa puesta con Chile para negociar 13 puntos, uno de los cuales vinculado a la salida al mar. La negociación se interrumpió cuando Bolivia sintió que no estaba llegando a ninguna parte. Debemos pensar que esto sucedió porque Chile no negociaba de buena fe.
de negociar.
Sin embargo una suerte de negociación extrajudicial, informal y distante podría estar a punto de comenzar. Heraldo Muñoz, próximo canciller chileno, ha declarado que Santiago retomaría la antigua negociación de los 13 puntos, si La Paz se desiste de su demanda ante La Haya. A Bolivia eso debe sonarle melancólico.
 Tal vez a Morales le conviene seguir con el proceso de La Haya, que por lo menos sirve para dar la impresión de que su gobierno está haciendo algo en ese frente. Que Chile se interese en el retiro de la demanda ya puede ser presentado en Bolivia como una suerte de pequeña victoria moral. Pero todo eso parece avanzar hacia nada en dos platos.
Un factor a tomar en cuenta es que el resultado del juicio con Perú deja a la opinión pública chilena con muy pocas ganas de discutir (no se hable ya de hacer) concesiones territoriales. No importa que Bolivia en La Haya esté pidiendo realmente poco. En las actuales circunstancias se arriesga a recibir todavía menos.
La imagen de ser un país intransigente al 100% frente a un vecino visiblemente más débil, y dispuesto a mantenerse como una pulga en la oreja, no le conviene a Chile. Pero lo que complica las cosas es que hasta ahora la aspiración boliviana ha demostrado en los hechos no ser negociable. Por lo que sorprende esa dedicación a las negociaciones.  

Síguenos en Facebook

ÚLTIMAS COLUMNAS

Mario Vargas Llosa
La medialuna sobre el Sena
Domingo, 29 de Mayo de 2016
Martín Tanaka
El fujimorismo con Keiko
Domingo, 29 de Mayo de 2016
Rosa María Palacios
A una semana
Domingo, 29 de Mayo de 2016
Patricia Montero
“Periodismo” de los 90
Domingo, 29 de Mayo de 2016
La República
Redes oscuras
Domingo, 29 de Mayo de 2016