Quémese después de leerse

Por Nilton Torres

Los hermanos Coen- Joel y Ethan- son de esos realizadores norteamericanos que han sabido retratar en cada una de sus películas a la sociedad norteamericana de la manera más irreverente que la industria lo ha permitido. Bueno, al principio debiendo exhibir sus películas en los circuitos independientes, aunque luego han traspasado la barrera del stablishment, el mismo que se ha rendido ante sus disparatadas propuestas. Películas como Educando a Arizona, Fargo, El hombre que nunca estuvo, e incluso Sin lugar para los débiles han mostrado los distintos rostros de una sociedad que se distingue por sus extremos, y Quémese después de leerse encaja perfectamente en esa exploración descarnada de una realidad que muerde.

Es esta ocasión es el mundo del espionaje, el poder y los miedos, los que se exploran a través de Osborne Cox (John Malkovich) un ex agente de la CIA que está escribiendo sus memorias, lo que implica revelar aquellos secretos que no debieran saberse nunca. Pero cuando su esposa (Tilda Swinton) le roba el disco donde guardó el borrador de su obra, y este llega a parar a las manos de una pareja de empleados de un gimnasio (Brad Pitt y Frances McDormand), la cosa se complica, más aún cuando este par intenta chantajear al espía, quien apelará a su experiencia para evitar ser víctima de la amenaza, y proteger aquellos secretos que nunca debió poner en blanco y negro. En medio de esta trama hay infidelidad, guiños a la extinta guerra fría y mucho, pero mucho humor negro.

Esta es una parodia, una caricatura de la paranoia que vive los Estados Unidos en este momento, y que los Coen ponen en evidencia quizá no de manera magistral, pero sí lo suficientemente lograda e irónica como para convertir a su película en una discreta sátira de estos tiempos del fin de la era post Bush. Sorprende, gratamente, además como pueden estos cineastas lograr que actores como Brad Pitt, George Clooney y John Malkovich muestren unos registros tan distintos a los expuestos en anteriores trabajos, confirmando que estamos ante actores que siempre pueden sorprender. Una película que sin duda llega para ponerle algo de buen gusto a nuestra alicaída cartelera.

Síguenos en Facebook

Columnistas

LOS MÁS VISTOS

Steven Levitsky
¿Una nueva izquierda?
Domingo, 7 de Junio de 2015
Javier Zúñiga Q.
Las pymes y la economía peruana
Miércoles, 20 de Mayo de 2015
Martín Tanaka
Tipos de corrupción
Domingo, 31 de Mayo de 2015
Mario Vargas Llosa
La batalla de un hombre solo
Domingo, 31 de Mayo de 2015

ÚLTIMAS COLUMNAS

Alonso Cueto
El poeta rey
Domingo, 7 de Febrero de 2016
Rosa María Palacios
De la “omisión” a la “coautoría”
Domingo, 7 de Febrero de 2016
columnista invitado
El cáncer social de la corrupción
Domingo, 7 de Febrero de 2016
Augusto Álvarez Rodrich
Un misterio por resolver pronto
Domingo, 7 de Febrero de 2016
Mirko Lauer
No te olvides del amargo
Domingo, 7 de Febrero de 2016
La República
Candidatos procesados
Domingo, 7 de Febrero de 2016