Edición Impresa del 19 de Diciembre de 2008

Enfermedades cardíacas y equilibrio nutricional

Por Dr. José Luis Pérez Albela Beraún
www.infomagnesio.com

Según la Asociación Estadounidense del Corazón cada treinta y tres segundos se produce una muerte en Estados Unidos a causa de una enfermedad cardiovascular. Las pérdidas de vida por este motivo se acercan al millón al año y constituyen más del 52 por ciento de fallecimientos de hombres y mujeres en este país.

Las personalidades caracte-rizadas por una ambición ostensible, impaciencia, desasosiego, competi-tividad, un casi sentido de urgencia, tendencia a la agresión y rápida irascibilidad, es decir que viven en un estado de estrés automantenido, están más en riesgo de sufrir de enfermedades del corazón, porque el estrés ocasiona pérdida de magnesio, lo que es peligroso para la salud del corazón.

Según investigaciones de la Dra. Carolyn Dean, es común que los ataques al corazón se presenten los días lunes, a las 9 de la mañana y al terminar la tarde, cuando los niveles de magnesio están más bajos.

La deficiencia matutina se debe a la pérdida del mineral a través de la orina y por no haberlo repuesto durante la comida de la noche; en la tarde la causa de su agotamiento es por el estrés del día.

La dieta adecuada para las enfermedades cardíacas debe estar basada en proteínas de calidad, granos enteros, legumbres, vegetales y frutas en general, alimentos ricos en magnesio, ajos, cebollas, nueces, semillas, germen de trigo, mantequilla natural, aceite de oliva, de sacha inchi, linaza y excluir alcohol, café, azúcar y harinas refinadas, frituras y ácidos grasos trans que se encuentran en alimentos horneados, fritos y procesados. Siempre acompañada por una rutina de ejercicios.

Para el buen funcionamiento del corazón el equilibrio mineral en el organismo es importante, el exceso de calcio puede ser fatal. Suplementos recomendados son el selenio, 50 miligramos diarios, permite asimilar la vitamina E. Investigaciones confirman que suplementos de sales de cloruro de magnesio junto con las vitaminas B6, B12 y Ácido Fólico impiden el daño a los vasos sanguíneos inducidos por los altos niveles de homocisteína en la sangre, detectados en la orina de pacientes con enfermedades cardiacas. Este aminoácido elevado causa colesterol oxidado.

Cardiólogos en busca de alter-nativas diferentes a la terapia con medicamentos incluyen magnesio como parte de su protocolo endovenoso y también oral para hacer más efectiva la digoxina, droga usada en el tratamiento de la arritmia cardiaca e inhibir los coágulos sanguíneos en pacientes con enfermedad a la arteria coronaria estando o no en terapia de aspirina.

Desde 1940 el magnesio es usado por vía endovenosa reduciendo las posibilidades de muerte en el 55 por ciento de casos de infarto agudo al miocardio. Administrado inmediatamente después del inicio de un ataque cardiaco reduce ampliamente la incidencia de la presión alta, previene la arritmia, el ataque al corazón, protege de las secuelas y asegura y mejora la sobrevivencia a largo plazo.

ÚLTIMAS COLUMNAS

Augusto Álvarez Rodrich
Para mis amigos todo...
Viernes, 28 de Agosto de 2015
Gabriela Wiener
La gran pregunta
Viernes, 28 de Agosto de 2015
La República
Recursos del subsuelo
Viernes, 28 de Agosto de 2015
Mirko Lauer
Maduro cierra la frontera
Viernes, 28 de Agosto de 2015
Juan de la Puente
El matador y la Verónika
Viernes, 28 de Agosto de 2015
Salomón Lerner Febres
12 años de la entrega del informe CVR
Viernes, 28 de Agosto de 2015