La reinversión de utilidades de Antamina

Por José de Echave
Investigador de CooperAcción


Se acaba de anunciar una gran inversión de Antamina: 1,288 millones de dólares, lo que permitirá ampliar la capacidad de producción de la mina en un 40%, a partir del 2012 y aumentar su vida útil hasta el año 2029.

Si bien el anuncio de una inversión es una buena noticia para el país, lo que debe de quedar claro es que la inversión de Antamina la pagaremos todos los peruanos, con los impuestos que dejará de pagar la empresa, mientras dure el programa de inversiones.
Antamina presentó en los últimos meses del año pasado, un Programa de Inversión con Cargo a Utilidades No Distribuidas para el período 2009–2013. De esta manera, la empresa buscaba utilizar el beneficio tributario de la reinversión de utilidades.

El beneficio de la reinversión de utilidades permite deducir el monto invertido del Impuesto a la Renta de Tercera Categoría: reinvierten y ya no pagan impuesto a la renta o lo reducen al mínimo. Este beneficio tributario fue derogado, nada menos que en septiembre del 2000; sin embargo, empresas como Antamina, que tienen firmados contratos de estabilidad tributaria, lo siguen utilizando.

Con el visto bueno del Ministerio de Energía y Minas, solo faltaba convencer al presidente de Ancash, lo que se logró el 29 de diciembre. Al margen de las precisiones que se requieren sobre el acuerdo con el gobierno regional, habría que preguntarse si es una buena decisión para el país. El Programa de Antamina, tal como fue presentado inicialmente, planteaba una inversión de US$ 900 millones, a ejecutarse entre septiembre de 2009 y marzo de 2013. Esto significa que se dejará de recaudar por concepto de Impuesto a la Renta US$ 270 millones (la tasa de Impuesto a la Renta de Tercera Categoría es de 30%) y la Región Ancash dejaría de recibir US$ 135 millones por concepto de canon minero (50% del Impuesto a la Renta).

Antamina argumenta que la reinversión permitirá elevar la producción y con ello el futuro Impuesto a la Renta (siempre y cuando no vuelvan a utilizar este beneficio tributario). Si bien es positivo que las empresas inviertan y eleven su producción, cabe preguntar si Antamina realmente necesitaba apelar a un beneficio tributario derogado y así dejar de pagar los impuestos que le corresponden.

Solo basta recordar que entre el 2005 y el 2008, Antamina ha pasado por un extraordinario período de bonanza y acumuló utilidades netas por un valor de US$ 5,310 millones, lo que muestra una muy favorable situación.

No es la primera vez que Antamina apela a los Contratos de Estabilidad para seguir utilizando beneficios tributarios. Además, amparada en los Contratos de Estabilidad Jurídica, tampoco paga Regalías Mineras.

Lo cierto es que los beneficios tributarios de las mineras afectan la estabilidad fiscal del país, más aun en un contexto en que la recaudación minera en el último año se ha caído en un 67%. Especialistas, como el profesor James Otto, de la Escuela de Minas de Colorado, en los Estados Unidos, han recomendado hace un buen tiempo eliminar dicho beneficio.

Seguir utilizando el beneficio de la reinversión de utilidades contradice no solo recomendaciones de expertos, sino el sentido común y sobre todo los intereses del país.

Síguenos en Facebook

ÚLTIMAS COLUMNAS

Augusto Álvarez Rodrich
Se mantiene la diferencia
Sábado, 28 de Mayo de 2016
Raúl Tola
La épica del sacrificio
Sábado, 28 de Mayo de 2016
La República
podría ser obstrucción a la justicia
Sábado, 28 de Mayo de 2016
Mirko Lauer
Mendoza dudosa
Sábado, 28 de Mayo de 2016
La República
Sector salud en el debate
Sábado, 28 de Mayo de 2016
Jason Day
Democracia en serio
Sábado, 28 de Mayo de 2016