Edgar Allan Poe. Poemas

Poe
Edgar Allan Poe. Poemas (PUCP, 2009)

Con motivo del bicentenario del nacimiento de Edgar Allan Poe (1809-1849), creador del cuento policial y paradigma del escritor maldito, se están realizando este año diversos homenajes, tanto en Estados Unidos (su patria) como en todo el mundo. Por supuesto, el mejor homenaje es la reedición de sus obras, para que estén al alcance de las nuevas generaciones de lectores. Eso es lo que ha hecho el Rectorado de la Universidad Católica, celebrar la efemérides publicando dos libros de Poe, Poemas y El derrumbe de la casa Usher, ambos en ediciones bilingües y dentro de la colección El manantial oculto.

Poemas es una recopilación de la obra poética de Poe realizada por el escritor argentino Carlos Obligado (1890-1949), autor de la traducción, el prólogo y las notas del libro. Poe confesó reiteradamente preferir este género literario y publicó un par de poemarios en su juventud; pero el reconocimiento como poeta recién le llegaría con “El cuervo”, aparecido en el diario Evening Mirror en enero de 1845. El éxito de este texto lo animó a reunir, ese mismo año, toda su obra poética en el libro The raven and other poems, del que parte el trabajo de Obligado. A estos textos se suman aquí todos los poemas que el norteamericano escribió posteriormente.

La poesía de Poe busca siempre la originalidad “formal”, especialmente en lo que respecta a la métrica y las estrofas, como explicó él mismo en su ensayo Filosofía de la composición. También está presente el afán de racionalizarlo todo, uno de los rasgos principales de sus cuentos de terror y relatos policiales, y que lo diferencia de los escritores románticos, sus coetáneos. Por ese afán Poe renuncia (según Obligado) a algunos de los más potentes recursos del género (el símil y la metáfora); a pesar de ello, la calidad de poemas como “El cuervo”, “Anabel Lee” y “Las campanas” resulta innegable.

El derrumbe de la casa Usher es un conocido relato de Poe en el que encontramos muchos elementos propios de la novela gótica, como afirma el crítico Ricardo Silva-Santisteban (autor de la traducción y el prólogo de esta edición): una mansión ruinosa y apartada, un héroe mentalmente perturbado, un personaje agonizante y una noche tormentosa. Pero Poe conjuga todo ese desgastado material con sus obsesiones y experiencias más personales (la muerte de su madre y de su esposa, p.e.), elevándolo al plano simbólico. De ahí que tanto este como otros de sus relatos cuenten con diversas y valiosas interpretaciones psicoanalíticas.

Los comentarios están cerrados.