Celoso mata a su esposa y luego se hace haraquiri

24 Nov 2013 | 23:30 h

Paita. Fuera de sí y cegado por celos, un vigilante coció a puñaladas a su conviviente tras reclamarle por una supuesta traición con un docente del colegio donde laboraba. Luego se hizo el haraquiri para acabar con su vida.
Eran las 6:00 de la mañana de ayer cuando Rodolfo Cruz Mogollón (44), tras culminar su turno de amanecida, llegó a su casa ubicada en la Mz G Lote 3 del asentamiento Las Mercedes en la parte alta de Paita. Una vez dentro comenzó a gritar que se iba a suicidar. Empezó por reclamar a su esposa Marlene Eudocia Morales Guerrero (38), una supuesta infidelidad con un docente del colegio Bethel. Luego acabó con la vida de su pareja y después se mató él dejando en la orfandad a cinco hijos, tres de ellos menores de edad y dos de 18 y 23 años, respectivamente. Sus restos fueron llevados a la morgue de Piura.

Te puede interesar