Guerra con Chile: historias y reliquias en vitrina (Fotos)

Para que no se repita. En el museo virtual, portal de la municipalidad de Arequipa, se exhiben 500 piezas del conflicto de 1879. La colección pertenece a César Augusto Pérez, descendiente de uno de los militares que estuvo en Tarapacá.

9 May 2013 | 12:06 h

Arlen Palomino.
Arequipa.

César Augusto Pérez Zúñiga era niño cuando empezó a escuchar las hazañas de guerra de su bisuelo. Pablo Pérez Campell combatió contra Chile (1879-1883) . Formó parte del batallón Zepita que luchó en Tarapacá. Sobrevivió, a pesar que fue herido de una bala en la pierna derecha. Sobrevivió para contar sus historias que llegaron al oído del bisnieto, César Augusto .

César Augusto tenía 18 años en 1975. A esa edad era un policía que trabajaba en Lima. Un día lo delegaron para hacer su ronda en el cerro San Juan, escenario de una de las batallas para impedir que los chilenos tomaran la capital peruana. En medio de su caminata encontró su primer tesoro: veinte casquillos de fusiles que utilizaron ambos ejércitos .

La batalla de San Juan fue la primera línea defensiva para evitar la captura de Lima . El 13 de enero de 1881, los soldados nacionales reclutados en la sierra contaban con los fusiles Peabody Martini que disparaban un tiro cada minuto. En cambio, las fuerzas chilenas disponían de los Comblain, con capacidad de 10 tiros por minuto. Estos cartuchos fueron encontrados por Pérez casi cien años después.

Desde esa fecha empezó con la investigación y recolección de todo lo relacionado a la Guerra del Pacífico .

Armado con un detector de metales, César recorrió no solo San Juan, sino otros escenarios de este conflicto en los últimos 25 años. Estuvo en Arica, Moquegua y Tarapacá, donde peleó el bisabuelo cuyos enseres aportaron a la colección del bisnieto. Actualmente, César cuenta con 500 piezas. Hoy se exhiben en el portal de la Municipalidad Provincial de Arequipa

El bisabuelo fue coronel del Ejército. Combatió junto al mariscal Andrés Avelino Cáceres , quien tenía a su mando el batallón Zepita, con más 500 hombres. La mayoría de ellos eran cusqueños y puneños. Cáceres, militar ayacuchano, destacó por su bravura en San Francisco, Tarapacá, Alto de la Alianza, San Juan y Miraflores. 

Pablo Pérez fue uno de los 261 heridos en Tarapacá (27 de noviembre de 1879). La lucha, que duró más de nueve horas, fue positiva para el Perú. Pérez fue de los soldados que escaló la quebrada de Tarapacá para enfrentar a la división chilena de Santa Cruz. Al final se notificó 236 peruanos fallecidos frente a los 516 de las filas chilenas . Pérez quedó cojo tras una herida de bala, pero continuó en el ejército hasta el final de la guerra, que el Perú perdió, obligándole a ceder parte de sus territorios.

Pérez nos explica que su muestra tiene un propósito: que la población conozca su pasado. “Un país sin historia está condenado a cometer los mismos errores” , repite a la menor oportunidad, mientras recorre su muestra a exhibirse hasta el 18 de mayo en la sede edil.

La guerra del Pacífico cogió desprevenido al Perú, a pesar de la alianza secreta que tenía con Bolivia, sellada el 6 de agosto de 1866. En Chile ya era visible la política expansionista. 

Según el historiador Jorge Basadre Grohmann, los peruanos y bolivianos en los siguientes años se olvidaron de implementar el pacto. Descuidaron su poder bélico; en cambio, Chile llegó a tener una fuerza marítima que incluso llegó a superar a los Estados Unidos. 

Los problemas entre Bolivia y Chile se volvieron insostenibles. Habían disputas por las riquezas de salitre de Antofagasta, territorio boliviano, en donde trabajaban inversionistas chilenos. La gota que rebasó el vaso fue el aumento de impuestos para explotar el recurso y la expropiación de una compañía chilena, según Basadre. El Perú quiso actuar como mediador, pero Chile le declaró la guerra por el pacto que tenía con Bolivia.
 

COLECCIONISTA DE RAZA  

Los tesoros de César Augusto provienen de los lugares más insospechados: basurales y arenales. Recorrió por el Morro Solar (Batalla de Chorrillos, 13 de enero de 1881), cerro Los Ángeles (Moquegua, Batalla de los Ángeles, el 22 de marzo de 1880), Alto de la Alianza (en mayo de 1880) y Arica.

Varios años después, el coleccionista adquirió hasta tres detectores de metales. Con uno de ellos y un grupo de amigos salió a recorrer un tramo desértico de 20 kilómetros entre Ilo y Moquegua, tal como lo hizo la tropa chilena en 1880 . La travesía empezó a las 5.00 de la mañana y a las 6.00 de la tarde. Lograron salir a la Panamericana Sur, muy extenuados. Cuenta que pensó que la muerte lo alcanzaba. “Los soldados de Chile debieron sentir el mismo suplicio”, reflexionó tras la caminata.

Durante la guerra, un contingente de 4 mil chilenos al mando del general Manuel Baquedano desembarcó en Ilo y emprendió la caminata que trató de realizar César Pérez.  Moquegua está ubicada a 100 kilómetros del mar. Los batallones realizaron este recorrido llevando consigo 18 piezas de artillería para la batalla de Los Ángeles, la cual fue desfavorable para el Perú.
 

TESOROS DE LA GUERRA

Pérez Zúñiga muestra orgulloso un plato trizado con el sello de Chile. El utensilio de loza perteneció a un soldado invasor que llegó a Lima. “A pesar que recorrieron estos campos, nadie dio con él. Ahora muchos quieren comprarlo” ,  narra a decenas de visitantes.

Para alimentar a las tropas peruanas existían las rabonas. Fueron nombradas así porque iban detrás de los batallones. En su mayoría, según Basadre, eran esposas, amantes o familiares de los soldados. Iban cargando a sus hijos en la espalda. Ellas eran las encargadas de alimentar a los hombres, darles los primeros auxilios e incluso llegaron a combatir cuando sus seres queridos eran heridos.

César Pérez narra que en el caso de los chilenos la situación era diferente. Las mujeres que los acompañaban se llamaban “cantineras”. No eran esposas de los soldados, sino una especie de reclutas que iban armadas y uniformadas. Ellas recibieron instrucción para brindar primeros auxilios a los heridos en batalla.

Docenas de revólveres Lefaucheux con sus balas calibre 32 y 38 de 1854 se exhiben en las vitrinas de Pérez , así como modelos Colt y hasta un fusil Minnie usado en la época de Ramón Castilla para la Guerra de la Confederación.

Mirar la colección solo hace notar la diferencia del armamento con que se enfrentaron las fuerzas. Mientras Chile ordenó acoplar los fusiles para que se puedan recargar con las municiones de los Coblain (armamento oficial), el Perú recicló todo tipo de armamento como se dejó notar en la campaña de Lima.  

En otra sala se puede observar uniformes de guerra . Mientras los chilenos estaban vestidos al estilo francés (gorro y pantalón rojo con una chaqueta azul) y contaban con botas especialmente hechas para caminar en arena y terreno agreste, los peruanos tuvieron que reciclar calzado de las damas de sociedad. Para encajar el pie cortaban la punta de la pieza y rompían los tacos. Muchos bolivianos, por su parte, asistieron al campo de batalla con ojotas y otros descalzos.

Docenas de medias y prendas interiores de los valientes hombres, a un costado de varias máquinas de coser, dan pie a la historia de César sobre la contribución de las mujeres arequipeñas, quienes confeccionaron 7 mil camisas para los varones que marcharon a la guerra.

Cada una de las piezas es guardada con cuidado en la casa de César, pero el encierro parece haber acabado. El coleccionista planea iniciar exposiciones itinerantes, primero en Arequipa y luego se trasladará a provincias . Aún no tiene fechas concretas.
 

DOCUMENTOS

Entre las piezas, el policía en retiro enseña un recorte de periódico La Bolsa. El 19 de febrero de 1881 publica el relato de los enfrentamientos en Lima. Un poblador envía el escrito donde relata con detalles la pelea entre ambos bandos.

“Lleno de decepción por los últimos acontecimientos desarrollados en este departamento, le dirijo la presente aprovechando de un conducto seguro que se me presenta, pues es probable que Mollendo y Quilca estén bloqueados. En esta correspondencia procuraré hacer una descripción, aunque sea a la ligera, de los descabellados combates habidos en Chorrillos y Miraflores en los días 13 y 15 del presente mes”,  se lee en el primer párrafo del corresponsal anónimo.

“Batalla de Chorrillos: Eran las 4 y media de la mañana del 15 de enero, estando la atmósfera cubierta de una densa neblina, cuando se rompieron los fuegos por nuestra ala derecha, hallándose en pocos momentos más empañada en un vivo combate de cañón y fusilería”, relata el corresponsal.

El documento solo es exhibido por un lado y está delicadamente forrado para cuidarlo por el impecable tiempo al que ha sobrevivido.

 

En 1975 casi explota la guerra

Edgard Ranilla Vargas, ex sargento segundo de artillería, tiene una historia que contar. En 1975, cuando aún tenía 17 años, era soldado en el cuartel de Tingo. En aquella época, la tensión entre Chile y Perú hacía presagiar el inicio de una nueva guerra.

En febrero de aquel año, un grupo de 20 soldados partió a la frontera para cumplir una importante misión: colocar 240 hitos. Ranilla Vargas, armado con un teodolito Brunson (ruso), realizó el trabajo topográfico. “Los hitos tienen mi nombre en su base”, confiesa.

Las señalizaciones sirvieron para incrementar la tensión entre ambos países. Al mismo tiempo, el plan de recuperar Arica y Tarapacá del presidente Juan Velasco Alvarado era más evidente. Colocar los hitos tardó cerca de tres meses. Cuando los soldados del cuartel de Tingo volvieron a Arequipa tenían una nueva misión.

Ranilla narra que pocos meses después llegó la orden para marchar a la frontera e iniciar la invasión. “Yo estaba feliz, iba a la guerra”. Por las noches, los altos mandos planeaban con pequeñas maquetas cómo iniciaría la acción. “Yo sabía de topografía y por eso me enteré del plan”, cuenta.

Cuando llegó la orden, el resto de soldados solo sabía que debía marchar para realizar una maniobra en las pampas de Locumba en Moquegua, pero a decir de Ranilla la verdad era otra. A pocas semanas del golpe de Estado en 1975 por Francisco Morales Bermúdez, se ejecutó la orden.

Te puede interesar