Construirán 23 microrepresas en cuenca del Chili y Colca

proyectos. Gobierno Regional prevé edificar infraestructura hídrica en zona nororiental de Arequipa y Caylloma.

20 Ene 2013 | 0:00 h

Efraín Rodríguez.

Arequipa.

Las quebradas y ríos de la región son una ventaja para los arequipeños. Estas no solo permiten construir grandes represas para almacenar más de 200 millones de metros cúbicos (m3) de agua para las necesidades de una ciudad con un millón de habitantes. También posibilitarán edificar 23 microrepresas para almacenar, adicionalmente,  3 millones de m3 que solucionen la carencia de agua en ocho distritos  ubicados en las cuencas Colca-Majes-Camaná y Chili-Quilca.

Una microrepresa se compone por un dique o barrera de concreto que retiene las aguas de una quebrada o un río.  

En Arequipa, la Autoridad Autónoma de Majes (Autodema) ya construyó tres microrepresas en la provincia de Caylloma. 

Estas tienen una capacidad global de 385 mil m3 que favorecen a 250 campesinos de Pampa de Majes, Santa Rita de Siguas, Valle del Colca, y otras zonas. Invirtieron S/. 520 mil. 

Para construir las 23 microrepresas, actualmente se estudian las dos cuencas y las necesidades hídricas de los poblados aledaños.

En los afluentes Colca-Majes-Camaná se evalúan seis microrepresas en los distritos de Sibayo, Callalli y Lluta. Tendrán un embalse de 80 mil a un millón 200 mil m3. En el cauce Chili-Quilca se prevé diez en las localidades de San Juan de Tarucani, Chiguata, Pocsi, Polobaya y San Antonio de Chuca con un represamiento total de un millón 660 mil m3.

El gerente de Autodema, Ronald Arenas, dice que éstas se posicionarán en las zona nororiental de la región Arequipa. 

Agregó que la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) comprometió mil millones de soles para obras hídricas regionales. Las microrepresas entrarán en el presupuesto. 

"Éstas estructuras resuelven el abastecimiento de agua en la población más pobre de las zonas altoandinas y regulan el riego de los campos". 

A la fecha, añadió el funcionario, ya se elaboraron siete expedientes técnicos para las microrepresas. Una del distrito de Lluta y seis en Callalli.  

Según información de Autodema, solo el 8.8 por ciento del agua de lluvia que se registra en cada temporada, es aprovechado para el consumo humano, riego, industria y minería. 

Al menos 12 mil millones de m3 se pierden en el mar porque no son represados. Las microrepresas servirían para aprovechar mejor ese recurso. ?

Te puede interesar