Eduardo Dargent: “PPK tiene el reto de no traicionar a los electores que le ‘prestaron’ en 2da vuelta”

Entrevista a Eduardo Dargent. Analista político. Abogado graduado de la Pontificia Universidad Católica del Perú, con maestría en Filosofía Política en la Universidad de York, en el Reino Unido, y con doctorado en Ciencia Política en la Universidad de Texas en Austin. También es docente universitario.

La Republica



El analista político explica que Pedro Pablo Kuczynski tiene dos retos importantes durante su gestión: no traicionar los votos que le vinieron “prestados” y no olvidarse de los requerimientos de aquellos que no votaron por él. Asegura que será importante no perder su popularidad pues eso le dará un respaldo ante el Congreso de la República.

PUEDES VER:Hoy se expondrán alegatos por apelación en caso “Narcoindultos”

Kuczynski dijo que es hora de buscar unidad y concertación. ¿Se puede lograr esto con 73 congresistas fujimoristas?

La clave de su éxito es que su popularidad no se derrumbe como en el caso de los anteriores presidentes. En la medida que tenga una buena popularidad puede tener una carta creíble frente al Congreso por si se produce un enfrentamiento. Si la popularidad cae, viendo la actitud que tiene el fujimorismo, puede ser peligroso. Ahora, ellos tienen que saber que el Congreso es un órgano muy desprestigiado, no es el mejor espacio para ganar legitimidad.

Y en ese marco, ¿lo ideal no sería que de una vez haya un diálogo con Keiko y concertar?

Por supuesto, pero el primer paso, por cortesía y diplomacia, tiene que darlo Fujimori, que ha sido derrotada en buena cuenta por una serie de errores de ella. Así como Kuczynski tiene que ver la forma de llegar a ese voto fujimorista, ella también tendría que estar haciendo ese proceso. Todavía hay una parte enorme del país que la considera el mal mayor, y ahora se suma que pudo haber entrada de dinero de forma dudosa.

Si partimos de que se dijo que el modelo económico se había salvado con PPK y Keiko en segunda vuelta, ¿se puede presumir que ambos partidos tienen ideas similares y que en ese sentido no cabría que haya una oposición obstruccionista?

En muchas cosas sí y no. La dinámica propia del gobierno va a llevar a casos de corrupción, a quejas contra alguna medida del gobierno. Lo que sí es bastante diferente es el mensaje que lanzó el fujimorismo a sus votantes. Para ellos, PPK en campaña era una persona bastante cercana a grupos empresariales, y ellos estaban más dirigidos a unas necesidades más cotidianas. El fujimorismo siempre optó por combinar ese modelo macro con políticas mucho más micros, clientelistas, sectoriales, de subsidio. Yo creo que eso vamos a poder verlo en una confrontación con el Ejecutivo.

¿Hay riesgos de que esa polarización que vimos en los últimos días de la campaña se traslade al futuro gobierno?

Yo lo veo más como un problema de élite. No entiendo bien en qué país viven algunos analistas que ven esto como si fuera una fractura social terrible. La mayoría de gente ya volvió a su vida cotidiana y los partidos deben entender eso. Ponerse a pensar en eso podría generarles un desprestigio. Ahora, Kuczynski tiene un doble reto. Por un lado está no traicionar a los electores que le vinieron “prestados” en segunda vuelta, y por otro, tiene que responder a una demanda muy clara del voto fujimorista por orden y control de la criminalidad. Debe tener claro que ese primer gabinete tendrá que ser medianamente representativo, no ser visto como un gabinete limeño o pituco.

¿Usted cree que la población esté atenta a la conformación del próximo gabinete?

Creo que más que la conformación, lo que les importa es que se sienta una capacidad de respuesta. Tiene que haber gente con mucha muñeca política porque, a diferencia de otras gestiones, esta vez no va a tener una posible coalición en el Congreso que lo proteja.

El fujimorismo ya anunció que la mesa directiva del Parlamento no la integrará nadie de PPK ni del Frente Amplio.

Sí, pero más allá de que no te guste un grupo político, algo que yo siempre intento es pensar qué haría el resto si estuviera en la misma situación. Yo creo que ningún grupo político cedería la presidencia del Congreso.

¿Le parece bien que ellos asuman la Comisión de Fiscalización?

Yo preferiría que la asuma alguien que sea capaz de fiscalizar al propio fujimorismo pero probablemente van a intentar asumirla ellos.

¿Qué tan cierto es que tenemos un presidente de lujo con Kuczynski?

Hay aspectos que lo hacen una persona interesante porque, a diferencia de otros gobernantes, llega con una amplia experiencia de cómo se gobierna. Además es una persona mayor que tiene claro que quiere hacer algunas cosas que marquen lo que puede ser su presidencia. Por otro lado, creo que es importante que salga de ese “entorno pequeñito” que ya lo hemos visto en la campaña y que lo hace ver muy desligado de la política. Me sorprendió cómo en la segunda vuelta esperó estar 6 puntos debajo de Keiko para recién politizar su campaña. A mí eso me deja preocupación. No es un tiempo para un tecnócrata de lujo porque en América Latina los tecnócratas de lujo también pueden ser desastrosos. Lo que necesitamos es un técnico y un político que intente ser de lujo reconociendo todas las limitaciones que tiene al frente.

Él maneja varios contactos en el exterior del país.

Claro, tiene contactos, tiene experiencia de Estado. Ojalá que también tenga un asesor político. No olvidemos que cuando fue ministro de Alejandro Toledo también se cometieron errores.

Usted menciona que cuando Kuczynski estuvo 6 puntos debajo de Keiko recién politizó su campaña y salió de ese “entorno pequeñito”, ¿qué necesitaría hacer para no repetir eso y evitar, por ejemplo, los conflictos sociales que tanto ocurren en el país?

Necesitará un buen trabajo local, se necesita una forma de suplir todo lo que le falta porque no tiene partido y no tiene una organización.

Después de los resultados de la primera vuelta se dijo que se salvó el modelo económico. ¿Está de acuerdo con eso?

Sí, ninguno de los dos era un riesgo al tema de estabilidad macro. Pero también hay algo interesante, que el fujimorismo hubiese hecho cosas que si las hubiese hecho la izquierda la hubiesen acusado de chavista. Decir que el fujimorismo en términos de política económica es igual a PPK es no entender bien el tema.

¿Cuál cree que es el punto fuerte de Kuczynski que podremos ver en estos meses que faltan para que acabe el 2016?

A diferencia de otros gobernantes no va a perder tiempo en comenzar a gobernar porque sabe bien cómo se maneja el Estado y eso, en algunos casos, es un aprendizaje lento. Con Toledo, García y Humala la transición costó tiempo. El Perú ha quedado muy sensible frente a la ambición de los líderes políticos. La ventaja de él es que nadie cree que está buscando algo. Puede construir una imagen creíble al decir que ha venido a cerrar su currículum de la mejor manera posible.

Noticias Relacionadas