Colca a vista de cóndor [Video]

Contemplar a estas aves es uno de los principales atractivos turísticos del Cañón de Colca, en Arequipa.

La Republica



El Cañón del Colca es uno de los mayores atractivos turísticos del Perú y la joya regional de Arequipa. Su impacto paisajístico, los catorce pueblos distribuidos a lo largo y ancho del Cañón, su cercanía a la Ciudad Blanca, sus bellas iglesias virreinales, sus hoteles campestres y su tradición cultural viva; sorprenden a los turistas.

Pero nada supera a la contemplación del vuelo de los cóndores.

Una buena jornada puede empezar al amanecer, cuando el paso de la noche al día provoca cambios de temperaturas que generan ráfagas de aire caliente que brotan desde los abismos del Cañón. Estas gigantescas aves carroñeras sólo extienden sus alas y se dejan llevar por el wayra (el viento). Se pueden identificar sus plumas guías en la cola y en la punta de las alas que se abren como manos y que, con un simple movimiento, permiten el cambio de rumbo, el ascenso y el descenso, el vuelo en picada como si se tratara de un viejo bombardero B-52 en plena Segunda Guerra Mundial.

Desde el mirador Cruz del Cóndor ubicado a sólo 40 kilómetros de Chivay, los turistas instalan sus trípodes y sus cámaras fotográficas y de vídeo. Algunos soportan la heladita del amanecer y hasta el soroche pues contrataron un servicio de “full-day” desde la ciudad de Arequipa sólo para ver a los cóndores. Con un poco de suerte, se pueden contemplar hasta 20 aves con sus plumas negras que resaltan con el infinito azul del cielo arequipeño y que se camuflan cuando planean teniendo como fondo los barrancos y abismos del Cañón del Colca, que llega a tener 4 mil metros de profundidad.

El vuelo del cóndor es un experiencia única y Colca su principal escenario. Luego vendrán las caminatas por los diversos circuitos. La visita a sus bellas iglesias con sus altares de pan de oro cubiertos de espejos para la conversión de los indígenas. El recorrido por imponentes restos arqueológicos de aquellos antiguos habitantes que transformaron el paisaje con miles de andenes que semejan jardines colgantes sobre el Cañón. Y la obligada jornada gastronómica y el merecido descanso en los singulares hospedajes que se han instalado en todo el recorrido del Cañón.

El vuelo de cóndor acompaña el vuelo de gozar el paisaje y la cultura viva de Colca, en Arequipa.

Escribe: Roberto Ochoa B.

Noticias Relacionadas