El terremoto que dejó en escombros a Lima [Video]

Hace exactamente 271 años un sismo y posterior tsunami arrasó Lima y el Callao.

La Republica



El 28 de octubre de 1746 cayó viernes y los pobladores de la opulenta ciudad de Lima descansaban en sus casas aprovechando el clima templado primaveral y la hermosa Luna llena que alumbraba patios y jardines.

Pero a las 10 y 30 de la noche desde las profundidades de la tierra surgió un aterrador rugido seguido por un violento terremoto que remeció la ciudad durante tres minutos. Todo se derrumbó: el palacio del virrey, la catedral, los conventos, las iglesias, las casonas, el local de la Santa Inquisición. De las cinco mil viviendas sólo quedaron en pie una veintena de casonas -entre ellas el Palacio de Torre Tagle- y el puente de piedra.

La capital del mayor virreinato de América del Sur quedó en ruinas en sólo 120 segundos. Pero minutos después, en el Callao, cuando sus pobladores trataban de salir debajo de los escombros una sucesión de olas del tamaño de un edificio de cinco pisos arrasó la urbe. El tsunami se tragó al primer puerto peruano. Ahora se sabe que el agua del mar llegó hasta la actual avenida Faucett, y que la iglesia a San Juan Bautista, ubicada bajo el by pass de la avenida Colonial, marcó para siempre el alcance del catastrófico maremoto.

Fue el seísmo más fuerte y catastrófico en la historia de la ciudad de Lima. Se sintió en lugares tan lejanoscomo Piura, Tacna, Cajamarca y Cusco. Durante el terremoto murieron 6 mil personas (el 10 por ciento de la población citadina) y dos mil más fallecieron en las semanas siguientes por los derrumbes provocados por las réplicas y las epidemias. De los 5 mil chalacos sólo 200 sobrevivieron al terremoto y al posterior tsunami.

La otrora orgullosa y bella ciudad de Lima quedó en escombros. Los curas dijeron que fue castigo divino por “la lujuria de sus vecinos y los escotes de las limeñas”.

Cuando todo se dio por perdido el virrey José Antonio Manso de Velasco y Sánchez de Samaniego, sobreviviente del terremoto, se instaló en una pequeña cabaña en plena Plaza Mayor de Lima y encabezó la reconstrucción. Descartó el posible traslado de la ciudad, reconstruyó los hospitales para controlar las epidemias y atender a los heridos. Instaló centros de abastecimiento (mercadillos, panadería, molinos), colocó orcas y ordenó juicios sumarios para los saqueadores; y mandó reconstruir el sistema de canales de agua.

Ordenó de reconstruir las casonas de Lima con muros de adobe. Hasta entonces, las viviendas y ranchos eran construidos con “material noble” de la época (piedra y ladrillos) pero los estrategas del virrey decidieron que el adobe era más liviano y más seguro en caso de futuros seísmos. Aquí empezó la desunión: los vecinos limeños exigieron construir hasta dos pisos para instalar sus típicos balcones. El virrey dio su brazo a torcer y autorizó que el primer pisosea de adobe y el segundo de quincha.

Poco a poco, Lima fue recuperando su esplendor y recuperando su prestigio como capital del virreinato del Perú. Las noticias del terremoto de Lima dieron la vuelta al mundo, así como su rápida reconstrucción. Pororden del propio rey de España, el virrey Manso de Velasco pasó a ser Conde Superunda, es decir, de la “superola”.

Noticias Relacionadas