Edición Impresa del 31 de Diciembre de 2011

Se desata polémica por los ocho feriados para sector público

pros y contras. Algunos apoyan medida y otros consideran que no ayudará a incentivar el turismo

 

Christiaan Lecarnaqué

Arequipa

El calendario de 2012 viene con 16 feriados no laborales. La mitad fueron decretados por el gobierno  y que solo beneficiarán a los servidores del aparato público.

En el decreto supremo emitido por la Presidencia del Consejo de Ministros (PCM), se fija entre ellos, el 13 y 14 de febrero para promover los viajes a las regiones que organizan festejos como la Candelaria en Puno o la fiestas de carnaval en Cajamarca. Este feriado largo coincide también con el día de San Valentín o los enamorados.

A estos 8 días se suman los feriados habituales: Día del Trabajo, Navidad, aunque no se cuenta el Día de la Inmaculada Concepción (8 de diciembre) y fiestas patrias (28 y 29 de julio) porque caen en fin de semana.

Gracias al dispositivo del gobierno se crearán, en algunos casos, bloques de cuatro días sin trabajar. Al declarar el 30 de abril como no laborable, los trabajadores tendrán desde el 28 de abril hasta el 1 de mayo para descansar.

Divididos

La inclusión de estos días ha dividido la opinión pública en aquellos que creen que esta disposición favorece más al ocio que al turismo. Y otros que sí creen en la apuesta.

La polémica no es exclusiva del Perú. También se ha desatado en Chile por la declaratoria de 15 feriados adicionales en el 2012. La Cámara de Comercio de Santiago (capital de ese país) estima que perderán US$ 500 millones por no trabajar en esos días.

En cambio en Perú, el gobierno calcula que por estos feriados ganarán US$ 800 millones. Se estima que habrá 1 millón de viajes a lo largo del año lo que incrementará la afluencia de turismo nacional en 11%.

No todos piensan igual que el Ejecutivo. Eddy Carpio Cuadros, presidente de la Asociación de Agencias de Viaje y Turismo (AVIT), no está de acuerdo con estos feriados porque favorecen a los trabajadores del sector público que, en su opinión, no viajan, sino que permanecen en sus casas. "Me parece más una politiquería que una medida sensata", señaló el dirigente. 

El exdecano del Colegio de Economistas, Glenn Arce Larrea, opinó que no es oportuno declarar feriado no laborable cuando hay una crisis ad portas de desatarse con más énfasis en el 2012. "Los feriados largos sirven para incentivar el turismo, pero no me parece que este año sea la oportunidad", dijo.

El presidente de la Cámara de Comercio de Arequipa, Julio Morriberón Rosas, fue más positivo y aprobó este dispositivo porque incentivará el turismo sobre en todo en Puno que se cayó por las paralizaciones antimineras que aislaron a la región en junio. ?