30 de Diciembre de 2011 | 12:54 h

Post-candidatos y el arte de ser un joven politólogo en el Perú

Carlos Meléndez y Carlos León conversan con LaRepública.pe sobre la reciente publicación

Post-Candidatos, Guía analítica de supervivencia hasta las próximas elecciones reúne textos de reconocidos científicos políticos como Steven Levitsky (columnista de La República), Carlos Meléndez, Rodrigo Barrenechea, Adriana Urrutia, Carlos León, Eduardo Dargent, Sofía Vera, Mariel García Llorens, entre otros. La Republica.pe conversó con Carlos Meléndez, sociólgo y compilador de dicha publicación y además con Carlos León, joven promesa (ex Partido Socialista) del análisis político nacional.


José Miguel Silva  @jomisilvamerino

Parte de los aciertos de Carlos Meléndez, es, en opinión de muchos, que siempre se atreve a -partiendo de situaciones y factores hoy presentes-, poder dar un predicción de lo que podríamos ver en nuestra débil pero a la vez muy querida política peruana.
 

Mientras postula a doctor en Notre Dame, Meléndez apoya en diversas publicaciones y se anima, casi siempre, a emitir opiniones que el resto de analistas parecen quizás saber, pero no estar muy animados a decirlas. Vamos, empieza un nuevo gobierno y la idea es ser positivos. Meléndez tiene apenas medio pie en el optimismo y el resto del pie, junto con el otro, en la realidad. Juntó a sus amigos y cercanos, y lograron lanzar primero Anticandidatos y este mes, PostCandidatos.
 
Por su parte, Carlos León termina siendo e irradiando algo más de frescura. Parece un estudiante de pregrado de Ciencias Políticas, pero con todo el conocimiento de un analista de aquellos. León, hasta hace quince días militante del Partido Socialista, se inmiscuyó como pocos en la realidad de la alternativa política que llevó hoy a Ollanta Humala a ser el inquilino de Palacio de Gobierno. Sus opiniones son precisas y eso le ha generado una importante admiración entre los estudiantes de la PUCP, casa de estudios donde se formó.


Ambos son jóvenes valores que esperan ganar un espacio en el análisis político nacional. Quizás no tienen aún la prensa de los "clásicos", pero vaya que vienen esforzándose, desde un blog o desde una columna semanal. El espacio de las publicaciones exge paciencia y entre los dos "Carlos", eso parece una denominador común. Y esta, es la conversación que sostuvimos hace unos días.
 

La República: Una de las ideas básicas del libro anterior que compilaste (Anticandidatos) era el cómo estos supuestos outsiders o figuras nuevas de la política peruana, finalmente no lo eran tanto como el caso de PPK, que sorprendía, pero ya había sido ministro de Belaunde. ¿Cuál es la premisa de PostCandidatos?
 

Carlos Meléndez: La idea de que estos mismos personajes, tiene futuro. Así como en Anticandidatos los personajes tenían pasado, aquí tienen futuro. Se ha formado una especie de establishment político, no de partidos, sino de personalidades. Nosotros no vemos el futuro en torno a un sistema de partidos (que en realidad yo llamo sistema partido), sino más bien nos preocupamos por qué va a ser de Toledo, de Alan García o de Castañeda. Estos personajes que hicieron carrera política siguen teniendo futuro. Se ha institucionalizado lo informal. Ellos subsisten sin tener organizaciones propias. Postcandidatos da cuenta de las posibilidades y proyecciones que tiene cada personalidad política.
 

La República: ¿Carlos León, tú te has especializado en Gana Perú o es una impresión nada más?
 

Carlos León: El tema es que también lo conocía de primera mano, por mi actividad política. Yo he sido militante del Partido Socialista hasta la semana pasada. Nadie había tocado el caso de Gana Perú de forma académica. Salvo temas periodísticos o algunas columnas de opinión que ensalzaban la candidatura de Ollanta Humala, otros temas no. No había estudios de cómo se formó la alianza Gana Perú en la práctica o como se formó la lista de candidatos al Congreso. En Anticandidatos la idea es ir entre la crónica periodística y el estudio académico. No hay libros en el Perú que toquen directamente a Ollanta Humala, entonces todo espacio vacío se llena y traté de ocuparlo. Tampoco es que busque convertirme en un perseguidor de Humala.
 

Carlos Meléndez: Hubiera sido un problema si no ganaba Humala…
 

Carlos León: Me quedaba sin chamba…jajaja
 

La República: Carlos Meléndez…una serie de decisiones y hechos ocurridos en este gobierno podrían hacer pensar que Humala nunca estuvo preparado para ser presidente, a pesar de tener ya en política desde el 2005. ¿Si hubiera ganado uno de los otros competidores, crees que el escenario podría haber sido el mismo?
 

Carlos Meléndez: Lo que sorprende es que Humala ha hecho lo que todos los demás iban a hacer. Como no tienes organización política propia, tú tienes que buscar siempre un soporte político. Pueden ser los movimientos sociales, los empresarios o las Fuerzas Armadas. Lo que hemos tenido en los últimos diez años es una gobernabilidad sin partidos políticos. Como estos líderes no tienen vínculos con la sociedad o no se quieren vincular con los movimientos sociales, buscaron soportes para mantenerse en el poder. Toledo y Alan García estuvieron muy cercanos a los grupos de poder. Yo creo que esto mismo hubiera hecho Keiko o PPK. Lo que se esperaba es que Humala se apoyara más en los sectores sociales pues él representaba el descontento y la conflictividad social. Pero una vez que llegó al poder se dio cuenta que es muy difícil hacer esto. Eso ha hecho, ha dejado huérfano de representación política a la sociedad movilizada al “perro del hortelano” y termina manteniendo un status quo y precisamente eso explica el hecho de que los amigos de izquierda terminan siendo depurados tras unos meses de estar en el gobierno.
 

La República: Carlos León tú dices que ya no estás en el Partido Socialista…qué fue exactamente lo que pasó, ¿te expulsaron o renunciaste?
 

Carlos León: Les faltó el tiempo para expulsarme. Antes de eso, me fui, jajaja (risas). Mi grupo dirigente de izquierda había fracasado. Lo que cambió fue mi percepción es que dentro de la izquierda la dificultad para superar el “estar fuera del gobierno”. No noto iniciativa para decir “bueno fallamos en esto y debemos ir de esta otra manera”. Yo no siento este ánimo y siento que me es más productivo buscar un camino hacia afuera.
 

La República: ¿En los cuatro meses que coincidió el Ollanta presidente y tu estadía en el Partido Socialista, tú consideraste que Humala era un presidente de izquierda?
 

Carlos León: Más allá de que yo haya sido socialista, creo que tomó el camino previsible. No por mi corazoncito yo iba a pensar que iba a implantar un soviet en Locumba.
 

La República: ¿Pero tú crees que vino realizando acciones de alguien que está dentro de la izquierda política?
 

Carlos León: No. Yo trabajé en campaña también. Una percepción de la izquierda es que Ollanta podría haber ganado con el plan original. Creen que más allá de la moderación que le dio Luis Favre, el Ollanta radical sí podría haber ganado. Yo creo que eso es fantasía. La idea es ver costos y beneficios. Siempre hay una lógica interna. Tampoco creo que Ollanta haya traicionado al pueblo, sino que, por una parte, el soporte de la izquierda no es tan fuerte como se creía. ¿Qué le aporta la izquierda a Ollanta Humala? A veces se dice que él traicionó un 30% y algunos buscan ser los portavoces de ese grupo. Me parece algo pretencioso llamarse a sí mismo portavoz de un determinado porcentaje, que además es bastante heterogéneo ¿no? A veces gana mucho el corazón al momento de analizar y eso perjudica el diagnóstico.
 

La República: Carlos Meléndez…Los personajes de izquierda que llegaron al Estado junto con Humala presidente, y que ahora ya no están, ¿qué papel tendrán en estos más de cuatro años que restan de gobierno? ¿Se van a pasar al otro lado a criticar tajantemente o en todo caso podrían continuar apoyando?
 

Carlos Meléndez: Algunos siguen en el gobierno, pero desde una posición de respaldo político de segundo orden, como por ejemplo una embajada. Yo creo que si el gobierno sigue la línea de centro con atisbos de izquierda pero con una mano autoritaria también, lo que nos imaginamos es que tendrá que salir una oposición de izquierda. Si Humala no logra volver a sintonizar con ese sector más radical, la oposición vendrá de allí pues la derecha está sobrepoblada. ¿Quién podría ser capaz de liderar esto, es difícil saberlo. La izquierda no tiene una figura mediática, lo era Humala, pero ahora con su pragmatismo sale de la figura. El nacionalismo te permite ese pragmatismo al elaborar un discurso. El problema es que la izquierda, desde los 80s en adelante es la incapacidad de tener un líder capaz de tener una figura mediática que pueda articular con la sociedad.
 

La República: ¿Quiénes podrían ser?
 

Carlos Meléndez: Esta izquierda que te hablo ha quedado algo desubicada, necesita otro liderazgo, no sé si Marco Arana o Gregorio Santos. Necesitan una figura que termine vinculando al proyecto político con la sociedad, por lo menos, en el campo mediático.
 

La República: ¿Qué capítulo podría ser el engreído de esta compilación llamada PostCandidatos?
 

Carlos Meléndez: Creo que es un libro parejo. Es difícil sacar un libro así. Me cuesta distinguir cuál tiene más virtudes que otros. Obviamente que los dos trabajos relacionados a los candidatos que quedaron primer y segundo lugar tiene una característica principal: ambos son hechos por “gente que se metió a las campañas”. Carlos León, como militante del Partido Socialista acompañó la campaña de Ollanta y Adriana Urrutia, que hace el trabajo de Fujimori, acompañó durante varios meses esa campaña como una hincha más. La característica principal es que “acompañaron el monstruo por dentro”. Los demás nos aproximamos al objeto de estudio, más desde afuera.  Rodrigo Barrenecha hizo muchas entrevistas sobre PPK pero no fue un PPKausa y Sofía Vera hizo entrevistas sobre Perú Posible pero nada más. Tuvimos una distancia mayor a la de Carlos León y Adriana.
 

La República: ¿Qué futuro le espera a este sistema tan precario del que has hablado?
 

Carlos Meléndez: Lo paradójico es que sí hay un futuro. El fujimorismo es la identidad política más importante hoy. Toledo no puede decir que tiene toledistas o Castañeda, castañedistas. El fujimorismo sí tiene fujimoristas. En el caso del nacionalismo, están construyendo “nacionalistas”, y con la ventaja de estar en el Estado se puede tener ventajas. Pese al viraje programático, el nacionalismo puede lograr construir desde el Estado una identidad política fuerte. PPK no logró una identidad política fuerte pero sí un fanaticada: los ppkausas. Es importante que hayan logrado hacer eso en un sector de la clase social donde se es más reacio a la política, pero sí gustan de ir a mítines, pensando que son conciertos.
 

La República: Carlos León, el líder de tu ex partido, el Partido Socialista, Javier Diez Canseco ¿sigue en alianza con Ollanta Humala o ya no?
 

Carlos León: Él Ha tenido posturas críticas hacia por ejemplo la detención arbitraria de Wilfredo Saavedra, sin embargo nunca terminó de romper con el gobierno.
 

La República: ¿Como que cada acción de Humala que lindaba con la derecha, el primero al que llamaban era a Diez Canseco, para ver si se iba o no del gobierno no?
 

Carlos León: Y eso es un problema para saber qué se hace. Porque si te callas te critican y si hablas lo mismo, también te critican.
 

La República: Alberto Adrianzén ha tocado el tema de la cantidad de promesas de las campañas y si finalmente pueden o no cumplirse...
 

Carlos León: Cuando no tienes partidos, si habla el individuo es como si el partidio lo hiciera. Uno se pone en los pies de Javier, o sea, si hablo mucho, puede ser que salga la ministra que es mi partido (Mocha García Naranjo), y si no hablo, el problema es con mis electores.
 

La República: Carlos Meléndez, se dice que el escenario de Humala aliado al fujimorismo no está tan alejado de la realidad…¿tú ves un escenario así en el futuro?
 

Carlos Meléndez: Lo que vamos a ver a partir de ahora son alianzas temporales. No veremos una durante cinco años. No veremos las coincidencias entre el APRA y el fujimorismo, sin la construcción permanente de acuerdos temporales.
 

La República: Pero digamos que pierden más los que se alían con el gobierno ¿no? Porque terminan descartados…
 

Carlos Meléndez: En los últimos dos años se verá un distanciamiento de todos con el gobierno, pues van a tener que canalizar el descontento para la próxima elección.
 

La República: Carlos León, hemos venido hablando de la política en este nivel, digamos “nacional”. Cómo anda el tema regional y local, ¿ves liderazgos fuertes y con proyección?
 

Carlos León: Eso depende de la situación que hay región por región. Yo estuve en Cusco el año pasado. Allí encontrabas que la pelea estaba entre Humala y Toledo, aunque el primero tenía un techo más alto. Un tiempo después (del triunfo de Humala) ya se piensa en que los traicionó y el descontento está.
 

Carlos Meléndez: ¿A qué juega Acurio (presidente regional de Cusco)?
 

Carlos León: Él es del Partido Nacionalista. Muchos mencionan que tiene un juego propio...  No lo he visto emitir pronunciamientos en contra del gobierno nacional. Además están los congresistas de Cusco que vienen de ese partido. ¿Lograrán estos llegar a la palestra nacional? Es medio difícil. El caso de Yehude Simon (de presidente regional de Lambayeque a Premier) es un caso extremo. Uno suele decir que hay que construir, pero es bastante complicado, por un tema de leyes y por un tema de la propia dinámica de los políticos. Es muy difícil.
 

Carlos Meléndez: No hay ejemplos de presidentes regionales que hayan saltado a lo nacional. A lo máximo llegan al Congreso y se quedan allí perdidos con el desprestigio del Congreso.
 

La República: ¿A qué post candidato le ves más probabilidades de llegar mejor para 2016?
 

Carlos Meléndez: Si bien el fujimorismo tiene ese 20% de militancia, yo no descartaría a ninguno de los otros. PPK a pesar de la edad se mantiene vigente políticamente. Toledo está haciendo lo que no hizo en el pasado, tener una vigencia política nacional. Tiene ahora ponerse un pie en Perú y otro en el exterior. Además Toledo tiene la ventaja de que puede correrse a la izquierda. No me imagino a Alan o a PPK haciendo lo mismo. Castañeda hará más política municipal en Lima. La baja aprobación de Villarán permite recordar la gestión anterior.
 

La República:  ¿Qué tan importante es el sur para Ollanta Humala?
 

Carlos Meléndez: Cuidado con el sur. Ahora estamos distraídos por Cajamarca, pero el radicalismo que hay en todo el país, tiene mayores posibilidades de activarse en el sur.
 

La República: ¿Tiene el gobierno la gente capacitada para manejar los conflictos sociales que se viene?
 

Carlos León: No sé si siga Víctor Caballero en Unidad de Conflictos de la PCM. ¿Cómo debería manejarse? No lo sé, pero creo que el  manejo no ha sido para nada bueno. En el mes de noviembre se comentaba dentro del gobierno qué tan mal se manejaban los conflictos.
 

Carlos Meléndez: Faltan operadores políticos de intermediación en conflictos sociales.
 

La República: En Cajamarca buscaban gente del Partido Nacionalista y no había más que uno.
 

Carlos Meléndez: Es que faltan operadores políticos, y el PNP no los tiene. Estamos jugando a la democracia a larga distancia. Yo estoy en Lima y si se tiene un problema se manda a Valdés Dancuart. Por eso, en este tema, vamos a extrañar al APRA.  Creo que Velásquez Quesquén es mucho más cuadro que Valdés Dancuart. ¿Cuántos conflictos sociales debió negociar el primero, en condiciones mucho más difíciles? El APRA sí tenía operadores políticos?
 

La República: ¿Qué se viene para el 2012?
 

Carlos Meléndez: Hay dos proyectos para el próximo año. Uno sobre conflictos sociales y otro de historia, que es el de Contrafácticos. Queremos seguir haciendo ruido. Acercar las ciencias sociales a un público amplio. Siempre seguiremos trabajando con miradas plurales. No segmentamos al momento de escribir. Nuestro compromiso es despertar el interés de la política al ciudadano común y corriente.

Síguenos en Facebook