Edición Impresa del 29 de Octubre de 2011

México preocupa a ejércitos de América

En la Conferencia de Ejércitos Americanos en Lima se habló de plantear fórmulas para enfrentar al crimen organizado de manera conjunta.

 

Uno de los más importantes acuerdos aprobados por los veinte países que participaron en la XXIX Conferencia de Comandantes de los Ejércitos Américanos (CEA), que organizó y dirigió en la capital el Ejército peruano, es analizar en un encuentro similar la situación de violencia en México y su impacto en la región.
 
El 11 de diciembre del 2006, el gobierno azteca resolvió enfrentar al crimen organizado, especialmente el narcotráfico, con la intervención del Ejército y la Marina. Desde entonces los uniformados detuvieron a más de 120 mil personas, relacionadas con los cárteles de la droga y con la banda de sicarios conocida como Los Zetas. 
 
En el mismo periodo, como resultado de la lucha entre grupos rivales, o enfrentamientos con las fuerzas de seguridad, se ha contabilizado más de 35 mil fallecidos.
 
La conferencia se desarrollará en México en noviembre del próximo año, la organización ha sido encargada al ejército de dicha nación y el encuentro de jefes militares tendrá el carácter de “extraordinario”, por la gravedad de los hechos que se van a evaluar.
Enemigos comunes
 
Según el texto del acuerdo, lo que se persigue con el encuentro en tierra azteca “es proponer procedimientos y mecanismos de cooperación y evaluar la pertinencia de desarrollar capacidades regionales al respecto, considerando sus legítimas diferencias y legislaciones vigentes”.
 
En otras palabras, se debatirá  hasta qué punto los ejércitos americanos pueden desplegar operaciones conjuntas contra enemigos comunes, como el crimen organizado globalizado. 
 
México, como el Perú y Colombia, lucha contra organizaciones criminales dedicadas a la producción y tráfico internacional de cocaína con destino a Estados Unidos y Europa. Precisamente se le ha pedido a estos países que ofrezcan propuestas referidas a mejorar el combate a este tipo de organizaciones transnacionales.
 
La Conferencia de Ejércitos Americanos es un foro de intercambio de experiencias e ideas y se plantea como finalidad analizar estrategias de defensa en el continente e incrementar la cooperación militar.
 
El encuentro en Lima estuvo presidido por el comandante general del Ejército, general Víctor Ripalda Ganoza, quien, al ofrecer la alocución principal, destacó los nuevos desafíos que los institutos castrenses deben afrontar frente al narcotráfico, el terrorismo y el crimen organizado que han comenzado a manifestarse globalmente.
 
Al respecto, otro acuerdo del la XXIX Conferencia es la convocatoria a una reunión especializada sobre las amenazas y riesgos emergentes que enfrentan los estados americanos, con el propósito de identificar patrones y de esta manera elaborar mecanismos y procedimientos que podrían ser compartidos y empleados por los Ejércitos que son parte de la CEA. La conferencia sobre este punto ha sido delegada al Ejército de Colombia, con amplia experiencia en la materia.
 
Como temas obligatorios para la próxima conferencia en México, los jefes militares también convinieron en acordar el debate sobre el papel de los Ejércitos en las Operaciones de Mantenimiento de la Paz y en las Operaciones de Ayuda en Casos de Desastre, en los que los institutos armados cumplen un papel decisivo.

Chile plantea al Perú ‘fuerza mixta’

Uno de los encuentros más significativos en la CEA se produjo entre los comandantes generales del Ejército de Chile, general Juan Miguel Fuente-Alba, y su contraparte peruano, general EP Víctor Ripalda Ganoza.
 
La nota oficial señala que el jefe militar chileno propuso al general Ripalda forjar una fuerza mixta para acometer cualquier situación de emergencia. Esto a raíz de los recientes catastróficos terremotos que azotaron a ambos países fronterizo, al Perú en 2007 y a Chile en 2010. “Una fuerza combinada sería de interés para la región”, dijo Fuentes-Alba: “De esta manera vamos a estrechar lazos y fomentar la confianza entre instituciones armadas.
 
No trascendió si Ripalda Ganoza y Fuentes-Alba abordaron otros temas fuera de la agenda de la CEA.