25 de Enero de 2014 | 16:25 h

Gobierno destina 16 millones para reducir contaminación por minería ilegal en Puno

Se construyen canales de regadío en zonas donde el río Ramis fue afectado por la actividad ilícita. También se trabajará en operaciones de interdicción.

Los graves daños al medio ambiente causados por la minería ilegal en el departamento de Puno motivaron a que el gobierno (a través del Ministerio de Energía y Minas) invierta 16 millones de nuevos soles en la zona.

El viceministro de Minas, Guillermo Shinno, explicó en Radio Nacional que los trabajos se concentrarán en los distritos aledaños a la Cuenca del río Ramis. Se construirá, por ejemplo, canales de regadío en las provincias de Azángaro y Carabaya, que son las zonas más afectadas por actividades mineras ilícitas.

Estas obras tienen como objetivo sedimentar el lodo con residuos metálicos que genera la actividad minera (descolmatación), de manera que quede agua para el riego de tierras.

La autoridad remarcó la inauguración de los 6.5 kilómetros de canales de regadío que fueron construidos por las autoridades del distrito Crucero, en la provincia de Carabaya, en Puno. La obra requirió una inversión superior a 3 millones. Del mismo modo, se concluyó un canal de 1.5 kilómetros de extensión para la localidad de Villa Viluyo, y un tercer canal de 1 kilómetro de extensión fue construido a favor de la localidad de Guatapampa.

Shinno manifestó que estos proyectos de las zonas afectadas por la minería ilegal, forman parte de uno de los tres ejes trazados por el MEM para resolver el problema de la minería informal e ilegal. Los otros dos ejes se refieren al proceso de formalización de la minería informal y a las operaciones de interdicción, en el que el ministerio apoya a identificar las personas que deben ser intervenidas.

 El viceministro de Minas aseguró que gracias a las operaciones de interdicción realizadas en noviembre en el distrito de Ananea, la minería ilegal e informal se ha retirado de la cuenca del río Ramis.

Síguenos en Facebook