Edición Impresa del 13 de Julio de 2012

Mujer asesinada por su pareja pidió protección policial y la dejaron sola

Indignante. Inés Mallma fue baleada por conviviente celoso que acabó matándose.

Alexi Velásquez.

Hasta en 4 ocasiones acudió a la comisaría de Salamanca en busca de ayuda. "Mi conviviente me golpea, es muy celoso, quiere matarme", denunció la apurimeña Inés Mallma Tamayo (28) . Buscaba desesperada protección policial y la dejaron sola , afirma su hermana Juana. Tal como temía la joven, el maltratador terminó asesinándola de 4 balazos en su casa de Ate Vitarte y luego se suicidó .

El cajamarquino Carlos Carpio Frías , de 29 años, le disparó en la espalda, cuando Inés, intuyendo el terrible final, intentó salir corriendo del predio ubicado en la avenida La Mar 651, cooperativa 27 de Abril . Usó una pistola para consumar el crimen. Después se colocó el arma en la cabeza y acabó con su vida.

Ella fue encontrada muerta , tendida boca abajo en el piso junto a la puerta principal, y él a unos dos metros de distancia, indicaron peritos forenses que acudieron al lugar con la fiscal Milena Morales Convinel.

Inés trabajaba como mesera en una pollería de Santa Anita y Carlos laboraba para una farmacia , repartiendo medicamentos a delivery. "Desde que se conocieron hace dos años, mi hermana fue muy desdichada. Usaba lentes grandes y oscuros para ocultar los moretones y heridas que el tipo le dejaba en la cara. En la comisaría de Salamanca sabían todo y no la ayudaron", se quejó Juana Mallma .

El jefe de ese destacamento policial, Escalante Rojas , admitió las denuncias que formuló la víctima. "Hoy (ayer) debía venir para ampliar su testimonio" , señaló sin explicar por qué no la protegieron en su momento.