13 de Enero de 2002 | 0:00 h

«Sería como caer en los errores del pasado», sostiene asesor presidencial Juan de la Puente

....Frente a las críticas de algunos actores referidas a la agenda de la concertación, el asesor presidencial Juan de la Puente responde que la agenda es un punto básico, pero no resuelve el problema de fondo que tiene que ver con la confianza y la metodología necesarias para entablar el diálogo.

Por PATRICIA KADENA

¿El proceso de concertación terminará antes del inicio de la campaña municipal?
Yo aspiro a que los primeros resultados de la concertación, es decir, los primeros compromisos asumidos y firmados se tengan antes de que caliente la campaña electoral municipal.
¿Hablamos del mes de marzo?
Es una buena fecha.
Según Roberto Dañino, la campaña electoral no afectaría el proceso de concertación.
Evidentemente no tiene por qué afectarlo, porque una elección municipal es un tema de coyuntura. Yo he escuchado a mucha gente decir «pongámonos de acuerdo antes de las elecciones municipales», como si las elecciones municipales fueran para matarnos.
Pero las elecciones siempre generan confrontación.
La coyuntura no tiene por qué cruzar la discusión nacional en temas de largo plazo. Nos hemos acostumbrado a hacer política contra otros y no a favor de algo, por eso cuestiono ese apuro que tiene que ver con la elección municipal, estaríamos cayendo en los errores del pasado.
La concertación empezó hace cuatro meses y si contamos el tiempo que falta para concretar el proceso, hablamos de casi un año.
La segunda ronda de consultas llevada a cabo por el Presidente ha durado exactamente dos meses. Estamos hablando de más o menos 150 horas empleadas en el diálogo, se ha conversado con más de 150 organizaciones sociales y políticas y se han recibido más o menos 400 propuestas para esta agenda, entonces el tiempo ha sido bien empleado.
El ex senador español Fernando Sanz dice que el gobierno debería tomar la iniciativa y poner las cartas sobre la mesa.
Eso es exactamente lo que ha hecho el gobierno.
No hemos visto ninguna agenda. ¿Cuáles son esas cartas sobre la mesa?
Lo primero que hizo el gobierno fue abrir puentes, en una primera etapa el primer ministro estableció los contactos, los sondeos adecuados; en la ronda de diálogo que llevó a cabo el Presidente propuso una agenda tentativa y otros elementos que tienen que ver con las cartas sobre la mesa: primero les planteó un plazo, estamos hablando de un acuerdo que permita una visión compartida en los próximos 20 años. Segundo, las reglas de juego; tercero, que no sólo deberíamos tener compromisos en sentido de aspiraciones, sino también metas y manejo de indicadores.
¿Un proceso demasiado largo no podría desanimar a algunos actores políticos?
Creo que no, primero porque la concertación y la gobernabilidad no es sólo una responsabilidad del gobierno.
El mismo Sanz dice que perder unos meses en la vida de una persona no es mucho, pero en la vida de un país es bastante.
Yo responderé eso diciendo que cuando se trata de concertar nadie nos puede poner una camisa de fuerza de tiempo.
Si en la segunda etapa se presentó una agenda tentativa, ¿por qué los políticos de oposición critican la falta de agenda?
Lo que he visto es algo de impaciencia por publicar una agenda, y creo que es una impaciencia entendible pero no justificada porque estamos abriendo un período de diálogo nacional después de diez años en que no ha habido diálogo en el país.
Entonces es una impaciencia generalizada.
No es generalizado, creo que la mayoría de los políticos entienden la naturaleza del proceso. La agenda es un punto básico, pero no es el único dentro del proceso de la concertación. La confianza, hilos de moderación, metodología, indicadores, son temas igualmente importantes.
Ud. ha dicho que hay 400 propuestas. ¿El gobierno ha previsto cuál será la reacción de las agrupaciones cuando vean que sus temas no figuran en la agenda final?
Es evidente que la agenda no va a tener 400 puntos.
Obviamente.
Hay un paquete de temas propuesto por las organizaciones sociales y políticas que tienen que ver con el corto plazo y el gobierno ya las asumió, entonces, queda solamente el paquete de temas que tienen que ver con el mediano y largo plazo.
¿Por qué el presidente del Consejo de Ministros liderará esta tercera etapa?
Porque el garante de este acuerdo nacional es el presidente de la República, tan es así que su partido Perú Posible concurre al acuerdo de gobernabilidad como un miembro más. Y lo lleva a cabo el primer ministro porque él es el jefe de gobierno y representa al presidente de la República en este proceso.

Síguenos en Facebook