Eric Frattini: “La ONU debería desaparecer, no sirve absolutamente para nada”

La República.pe conversó con el analista y periodista español Eric Frattini. Remarcó que "tiene que haber un entendimiento entre Israel y Palestina" para lograr el proceso de paz.

Por Luis Condori H. (@Sanzio9)

Eric Frattini fue corresponsal en Oriente Medio residiendo en Beirut (Líbano) y Jerusalén (Israel) . Pese a que el conflicto entre israelíes y palestinos esté en una etapa de “tregua”, los intentos de un proceso de paz, según Frattini, siguen sin tener asidero.

“Ha habido muchos muchísimos intentos de intermediación. Desde la propia ONU , desde el propio Tony Blair, de Javier Solana, de Miguel Ángel Moratinos, y no han resultado. Lo único que ha funcionado es cuando la Casa Blanca llamó a Israel y le dijo que “o te sientas o te dejamos de apoyar”. Entonces, en ese momento el gobierno de Israel ha visto la cola al gato y ha decidido a sentarse negociar”, me dice a través del otro lado de la línea.

No obstante, también analizó el trabajo de la ONU en este conflicto, cuya organización ha considerado como “bazofia”. La República.pe conversó con él, y este es su análisis sobre la situación en Gaza.

¿Qué debe de pasar para que Israel y Palestina  finiquiten cualquier inquina y pongan en adelante un proceso de paz consecuente y no solo acuerdos para la foto? Un poco haciendo referencia a lo que pasó en Rose Garden de la Casa Blanca en el primer gobierno de Bill Clinton.

Es tan complicada la pregunta como complicada la respuesta tratándose de Oriente Medio. Primero, tiene que haber un entendimiento por las partes, Israel y Palestina. Un entendimiento claro con respecto a lo que se estableció en los acuerdos de Oslo y posteriormente en Camp David que definían territorios por par. Pero bueno, nadie lo ha cumplido. Por un lado Palestina, o principalmente Hamás, ha estado golpeando constantemente desde enero de 2011, lanzando casi 2002 proyectiles sobre territorio israelí;; y después, por otro lado Israel reaccionando de forma desmesurada en contragolpe a esos ataques que ha recibido de Hamás, con dos operaciones muy claras: “Plomo Fundido” (2008-2009) y la más reciente “Pilar Defensivo”. Para que acordasen un tema de paz en esa zona del mundo, creo que primero es el entendimiento. Siempre digo que lo difícil es que cuando el odio entre hermanos es mucho más complicado de solucionar, y eso es lo que pasa ahora mismo entre israelíes y palestinos.

¿Cómo podemos diferenciar a Hamás de Al Fatah? ¿Cómo los definimos?

Al Fatah es el grupo fundado por Yaser Arafat, que se convirtió en el bloque para la liberación palestina, la OLP, al que se unieron posteriormente otros grupos como el Frente Democrático Para la Liberación de Palestina, el Frente Popular de Palestina, etc, hasta convertirse en el primer bloque de la Autoridad Nacional Palestina. Posteriormente, se unió otro grupo que es Hamás, que es un grupo fundado por el jeque Ahmed Yasín, con una ideología de fundamentalismo islámico. Es más, la Unión Europea y el Departamento de Estado de EEUU lo tiene registrado como una organización terrorista, y que han sido por mucho tiempo esa granada sin seguro que se han ido arrojando los palestinos de Al Fatah y los israelíes. ¿Por qué? Porque Hamás fue utilizado por Al Fatah, porque le interesaba para sus propósitos políticos dentro de la Autoridad Nacional Palestina el que golpease constantemente con atentados terroristas contra zonas israelíes. Entonces, le interesaba políticamente, porque eso iba reforzando la posición de Yaser Arafat dentro de la ANP. Y por otro lado, le interesaba a Israel mantener a Hamás activo porque le generaba una lucha interna dentro de la ANP, lo cual provocaba, digamos, serias disfunciones políticas dentro de los territorios y no afectaba a Israel, porque lo que estaba era “pon en contra a los enemigos y así te quitas enemigos encima”.

Ello converge también en el propósito Hamás, el de expandir fundamentalismo islámico, lo que en caso de Al Fatah pasa más por algo secular.

Efectivamente, Al Fatah es un grupo mucho más moderado, más dispuesto a la negociación que Hamás. Por ejemplo, en el 2001, cuando Ehud Barak estaba ya a punto de salir de la oficina de primer ministro y a Bill Clinton le quedaba una semana en la Casa Blanca, hubo una reunión en Ramallah donde asistió Dennis Ross, negociador para Oriente Medio, Barak y Arafat. En ese momento, Barak ofreció a Arafat la creación de un estado Palestino, con la internacionalización de Jerusalén. Dentro de ello estaba establecido que no era capitalidad para palestinos ni para israelíes, pero que al mismo tiempo era la capital de ambos. ¿Cuál fue el problema? Que Arafat no pudo aceptar esa propuesta de Barak porque tenía a Hamás que se negaban absolutamente a negociar con los israelíes la internalización de Jerusalén, ya que alegaban que no podía ser entregada al poder israelí.

¿Cree que la autodefensa de Israel solo haya sido una respuesta a los palestinos tras reclamar que no se construyan más colonias israelíes? Obviamente, hay otros factores, pero en este en especial. 

La cuestión de los asentamientos judíos ha sido uno de los graves problemas desde la época de Isaac Rabin, con aquel gobierno de la concentración a finales de los ochenta y los primeros años de los noventa. Las colonias han estado siempre en el punto de mira con respecto al tema de negociación. Tienen que dejar de construir colonias en zonas palestinas. Pero claro, también han sido un arma diferentes gobiernos israelíes. Da igual si es del Laborita o del Likud. La cuestión de la autodefensa de Israel es una necesidad, porque tienen que sobrevivir.

Bernard Henri Lévy, filósofo francés, ha criticado duramente a quienes acudían a la línea de acusar y acusar a Israel, y ha referido que sería como defender al terrorismo de Hamás.

Yo siempre lo defino así para que la gente lo entienda, porque he vivido ahí cinco años y lo he visto: esto es como si entraras en un bar y te encuentras con Mike Tayson que está en la barra tomándose una copa. Entonces empiezas a molestarle, a empujarle. Eso es lo que hacen los palestinos. ¿Qué pasa? Mike Tyson, en este caso Israel, va a responder con una fuerza desmedida, con una fuerza que no es necesaria responder. Claro, eso es lo criticable, porque lo que realmente critica la opinión pública internacional, y principalmente la francesa, ha sido la fuerza brutal con la que han respondido a Palestina. No el que hayan respondido a Palestina, que eso no se critica, porque digamos que un estado de guerra, los israelíes asumen que es una operación militar de guerra, y así lo toman.

Es el tal reflejo de las más de mil muertes de palestinos frente a poco menos de diez de parte de israelíes.

Es lo que te digo. Si tú y yo nos juntamos para pegar a Mike Tyson, lo más normal es que a lo mejor le hagamos un pequeño arañazo en la cara y él nos mate.

¿Le parece que en los discursos de Netanyahu haya prepotencia? Últimamente ha sido muy desafiante, no solo con Palestina, sino con Irán.

Conozco personalmente a Netanyahu. Él es un soberbio, ¿eh? Imagínate que tú le amplías el ser un soberbio con ser el primer ministro de Israel. Ha sido así toda su vida, desde que él era embajador en Naciones Unidas hasta que ha sido primer ministro. A mí el discurso de Benjamín Netanyahu no me sorprende nada. No me sorprenden esos discursos de valentón de barrio que tiene.

¿Cuál es la piedra que no puede sacar la ONU para de una vez sellar la paz: el sionismo extremo o Hamás?

Aquí la ONU tiene poco que decidir. No tiene peso suficiente. Has venido a preguntárselo a una persona que cree que la ONU debería desaparecer, porque no sirve absolutamente para nada, y ahí está la muestra de Siria, que por más que han hecho discursitos estúpidos y baratos, el señor Bashar Al Assad sigue matando civiles. Lo que me dice que es una porquería, una bazofia lo que es Naciones Unidas. Esa es mi opinión personal. Luego te digo que no tiene nada que decir. Existe un Consejo de Seguridad, de los cuales cinco miembros tienen poderes para presentar vetos a resoluciones. Estos son Rusia, Estados Unidos, Francia, Gran Bretaña y China, cinco países permanentes con derecho de veto en el Consejo de Seguridad.

Hay el temor de que vuelvan las intifadas, y con ello los o las shahidas, ¿percibes el mismo temor?

Eso es un arma más de la guerra, de la forma de combatir contra los israelíes, como el de Israel de juntar a 75.000 soldados de infantería para ocupar la franja de Gaza. Es decir, son forma de guerra que afecta principalmente a los civiles. Lo que tienen que hacer ambas partes es sentarse a negociar, porque está claro que si tú me golpeas en el hombro, te lo devuelvo con el brazo y tú me pegas una patada en la rodilla, no terminaremos nunca y seguiremos por quince años más igual, como es el caso de Israel y Palestina.

Dentro de esas negociaciones, ¿qué le tendría que decir Palestina a Netanyahu para que pueda existir un consenso y pueda tumbarse su soberbia?

El problema, ahora mismo, en Oriente Medio no es tanto la soberbia de palestinos e israelíes, porque los dos lo tienen. El presidente de la Autoridad Nacional Palestina y Khaled Mashal, máximo líder de Hamás, son dos soberbios, al igual que lo es Netanyahu. Por eso no se quieren sentar ninguna de las partes. ¿Qué deberían hacer los palestinos para que Netanyahu se siente en una mesa? Por lo pronto, la ANP tiene que acabar presionando a Hamás para que detenga los ataques con cohetes desde Gaza a territorios israelíes. Tienen que cortar el flujo de armas de misiles que está llegando de Irán. Por otro lado, los israelíes van a tener que hacer muchas cosas concesiones territoriales. Por ejemplo, el no cortar el acceso a las mezquitas de Al-Aqsa.

¿Estarías de acuerdo que Bill Clinton sea, otra vez, mediador entre Palestina e Israel?

A Bill Clinton se le escucha no porque haya sido el presidente de Estados Unidos. A Bill se le escucha porque es marido de la Secretaria de Estado, Hillary Clinton , y porque es un hombre apoyado por el presidente Barack Obama

Síguenos en Facebook