Edición Impresa del 11 de Marzo de 2013

Alcalde de Camporredondo recibía amenazas de muerte

Desde hace 5 meses. Advertencias le llegaban a través de llamadas y mensajes de texto a su teléfono celular, revelan su esposa y regidor de Juntos por Amazonas.

Claudio Mendoza, Bagua.

El alcalde distrital de Camporredondo, Wilder Cieza Silva, recibía amenazas de muerte desde octubre del año pasado, cuando se salvó de milagro de un sospechoso asalto a mano armada, según reveló el regidor Napoleón Vásquez Tafur, quien denunció que también recibe amenazas similares.

Según el concejal de las filas de la agrupación regional Juntos por Amazonas, como también lo era el asesinado alcalde Cieza Silva, las amenazas  contra el burgomaestre eran constantes a través de llamadas y mensajes de texto enviados a su teléfono celular en los cuales se le exigía que deje el cargo para no morir.

Pese a la gravedad de los hechos, manifiesta el regidor  Vásquez Tafur, el alcalde no dio importancia a las amenazas y se negó a denunciarlas ante la policía "confiado en que pronto cesarían y para no alarmar a su familia".

Sin embargo, su esposa Marcela Rodríguez sí sabía de las amenazas pero optó por respetar la voluntad de su  marido, como confió ayer a La República. El viernes último la realidad le demostró que se equivocó con esa decisión.  Cuatro balazos disparados por un desconocido acabaron con la vida de Cieza Silva.

El ataque ocurrió cuando el alcalde retornaba  a Camporredondo del caserío de Cococho donde radican su esposa y dos hijos. En Camporredondo la autoridad municipal alquilaba una habitación
Precisamente haciendo la misma ruta de Cococho-Camporredondo el alcalde fue asaltado el 22 de octubre del 2012. Sujetos armados lo atacaron, pero pudo burlarlos. En ese entonces no le quitaron dinero ni pertenencias. El viernes, el atacante tampoco hurgó entre sus ropas y huyó apenas hizo el quinto disparo. Uno le impactó en el corazón y otros tres en el páncreas.

El fiscal adjunto de la Fiscalía Mixta de Utcubamba, Vladimir Meléndez, no descartó que el móvil del asesinato sea de índole política. "Todo está en investigación", dijo e invocó a los vecinos a reportar toda información que ayude a esclarecer el crimen ocurrido a pocas cuadras de la comisaría de Camporredondo.  

 

Los asaltos y robos son continuos en carreteras de Camporredondo

 

Los restos de Wilder Cieza serán sepultados hoy en el cementerio del anexo de Cococho. Anoche eran velados por sus familiares y fieles de la iglesia evangélica a la que pertenecía.

Marcela Rodríguez, su esposa, exigió justicia y sanción para los autores del crimen. La acompañaban durante el suceso sus hijos Wilder(9) y Hans (7).

La seguridad en Camporredondo es mínima. Son constantes los asaltos y robos en las carreteras. En la única comisaría –cuyas instalaciones requieren refacción– laboran 8 policías que deben dar seguridad a unos 7 mil pobladores, según el fiscal Vladimir Meléndez.

A la fecha no hay ningún sospechoso detenido después de 3 días de operativos.