Edición Impresa del 11 de Marzo de 2012

Ampliación de Vía Expresa hasta San Juan de Miraflores pone en alerta a vecinos ante futuras expropiaciones

Tramo olvidado por más de 40 años. Trazo original de la próxima prolongación atraviesa conocidos colegios, cooperativas de viviendas, terrenos de las FFAA, también áreas verdes y de esparcimiento en Surco, Barranco y SJM. Municipio de Lima aseguró que harán expropiaciones a lo largo del proyecto, pero expertos señalan que no tiene esa facultad. Vecinos viven en tensa espera por lo que les pasará a sus viviendas.   

 

Carlos Contreras Ch.
 
La vivienda de Benjamín Guerrero, de 56 años, no registra fallas técnicas, no muestra grietas, no está al borde del colapso... pero corre el riesgo de ser demolida. ¿La razón? Estar ubicada en una zona restringida. La casa de este vecino de canas pronunciadas está ubicada a pocos metros de donde termina actualmente la Vía Expresa del Paseo de la República, entre el límite de Surco y Barranco.
 
"Llegué a los 16 años desde La Victoria cuando todo esto (la zona) era una pampa. Ahora resulta que por fin han decidido ampliar el recorrido del zanjón... Acá se han equivocado terriblemente. ¿Por qué no se ejecutó este proyecto cuando no había edificaciones consolidadas? ¿Adónde vamos a ir a parar las decenas de familias que nos veremos afectadas con la expropiación?", cuestiona don Benjamín, quien tiene 40 años viviendo en Surco, en este lugar donde reside con sus hijos y nietos.
 
Unos kilómetros más allá, en la avenida Surco, Regina Quispe Ortiz, de 50 años, siente temor cada vez que oye el proyecto que prolongará  la Vía Expresa. "La expropiación es nuestra mayor amenaza. Ojo, nadie se opone. Solo queremos tener la seguridad de irnos a un lugar seguro. Nada más", dice la madre de 5 hijos.
 
Las tres etapas
 
Corría el año de 1967 y las vías de nuestra ciudad aún no lucían tugurizadas ni desordenadas. Es en este tiempo en que el proyecto del 'zanjón' empieza a hacerse realidad. El alcalde de Lima de ese entonces, Luis Bedoya Reyes, propone la construcción de la Vía Expresa en tres etapas y su recorrido comprende desde el Centro de Lima hasta el cono sur, que recién estaba siendo invadido.
 
La primera etapa empieza a ejecutarse ese mismo año y se extiende desde la Plaza Grau hasta la avenida Javier Prado, llegando un año después (1968) hasta Canaval y Moreyra. 
 
Luego, en 1969, se inicia la construcción de la segunda etapa que comprende el tramo restante hasta Barranco.
 
Hasta ahí todo marchaba bien, sin embargo, los diversos problemas de las gestiones ediles de los años 70 y la crisis económica que vivió el país en los 80 truncaron la continuación de la tercera etapa del proyecto que concluía hasta llegar a la cuadra 22 de la Panamericana Sur, en San Juan de Miraflores.
 
Hoy, marzo del 2012, este tramo olvidado ha saltado nuevamente al tapete.
 
El Anuncio de Villarán
 
Hace unos días, la alcaldesa de Lima, Susana Villarán, anunció que solo falta aprobar la declaratoria de interés de la inversión privada para desarrollar la ampliación de la Vía Expresa hasta la avenida Miota y la Panamericana Sur.
"En la ruta de los 5 kilómetros, que aún faltan construirse, no hay demasiado que expropiar afortunadamente, pero de ser necesario será un hecho", consideró Villarán.
 
Precisamente es en este punto –cuando se menciona la palabra "expropiación"– donde empieza el problema. En un recorrido que realizó La República a través de todo el trazo original de la prolongación del 'zanjón' se descubrió otra realidad distinta a lo mencionado por la alcaldesa. El número de inmuebles es considerable.
 
Más de 300 predios
 
Si hace unos meses, cuando el ex gerente municipal de Lima Miguel Prialé recordaba que allá por el 2006 unos 300 predios iban a ser expropiados, hoy estos son aún más. “Han pasado 5 años y no solo se han multiplicado las construcciones sobre el trazo sino que se han valorizado”, dijo esa vez.
 
Pues bien, la futura expropiación ahora genera zozobra.
 
En opinión de Julio César Castiglioni, experto en temas ediles, la Municipalidad de Lima no tiene la facultad de expropiar terrenos. "La única posibilidad del gobierno local es presentar un proyecto de ley al Congreso para que se debata en el Pleno. La expropiación debe ser por necesidad y utilidad pública. Además, tiene que estar sustentada con el respectivo pago del justiprecio".
 
La tercera etapa de la Vía Expresa empezaría en la actual estación Las Flores del Metropolitano, cerca de la avenida República Panamá. Desde ese lugar atravesaría la avenida La Merced, en Surco. 
 
En este primer sector diversas viviendas serían afectadas. Es el caso de María García, de 54 años, quien no se resigna a dejar el terreno que la vio crecer y donde conoció al padre de sus hijos. "Si nos desalojan de este lugar tendremos que ir a invadir algún cerro... ¿Sé que no es correcto pero en qué más podemos pensar si ahora no contamos con los recursos necesarios?",  argumenta la señora que trabaja en un comedor popular del lugar. 
 
El trazo original de la ampliación de la Vía Expresa continúa y atravesaría el extenso sector de la escuela de fútbol "El Potrero", una parte del Colegio Hiram Bingham y más viviendas hasta llegar a la cuadra 76 de la prolongación Paseo de la República.
 
En esta zona, cambia el panorama. No hay viviendas de por medio. En el terreno que corresponde al trazo original de la prolongación de la Vía Expresa se han instalado áreas verdes y losas deportivas. 
 
Este recorrido se repite hasta la cuadra 78 de la citada vía precisamente donde se ubica el colegio Champagnat. Tratamos de comunicarnos con representantes de los dos centros educativos mencionados, pero solo nos precisaron que ellos sí respetarán el trazo.
 
En nuestra visita comprobamos lo afirmado por funcionarios de dichos colegios. Solo se han construido canchas de pasto sintético (de uso temporal) en el área correspondiente al trazo original de la Vía Expresa. No hay edificaciones de por medio y el perímetro se encuentra cercado.
 
En el caso de los vecinos de la cuadra 78 del Paseo de la República, ellos dicen estar enterados de la ampliación y solo piden que se respete el proyecto original y su propiedad privada. "Con esta Vía Expresa perderemos las áreas verdes y los espacios de diversión que hacen apacible la zona, sin mencionar que traerá más contaminación", responde Luisa Ochoa del Muro. "Además, ¿que sucederá con toda la gente que vive en el trazo original?", añadió la residente.
 
Terrenos de las FF.AA
 
Más allá, el trazo pasa por un sector del terreno de la villa de la Fuerza Aérea del Perú (en la base Las Palmas), cerca de la urbanización San Roque. En el lugar hay cooperativas de viviendas y áreas verdes hasta llegar a la Panamericana Sur.
 
Voceros del Ministerio de Defensa explicaron que están a la espera del estudio de catastro de la zona que el  municipio de Lima debe presentar para decidir qué medidas tomarán.  
 
En estos días, solicitamos al municipio de Lima la información actual de este proyecto, pero fue en vano. Aún no contaban con los estudios técnicos y financieros. 
 
El asesor de proyectos del municipio de Lima Augusto Ortiz de Zevallos expresó que desde el 2006 existen propuestas viales presentadas por la empresa privada. "Estos deben ser evaluados atentamente. La inversión privada es el mejor canal para hacer megaobras. La comuna de Lima cuenta con escasos recursos", indicó. 
 
 En el recorrido, la zozobra, el temor y la preocupación se notaron en los rostros de los vecinos consultados. Las futuras expropiaciones se harían a lo largo del trazo original que recorre Barranco, Surco y SJM.
 
Desde los setenta, se ha declarado el derecho de vía del trazo, lo que quiere decir que los posesionarios deben saber que, llegado el momento, se les expropiaría para que el Estado decidiese usar el terreno. 
 
"Acá ha habido un descuido de los tres municipios distritales por entregar licencias de construcción; y del gobierno provincial, por no haber convertido el trazo en una zona intangible. No debieron permitir que se consoliden edificios", sustentó Castiglioni. Nada más alejado de la realidad. ❧

Claves

 

Este tramo olvidado del 'zanjón' tendría características similares al actual trayecto. Contaría con 3 carriles principales, 2 carriles alternos por sentido y no se descarta que algunos tramos sean subterráneos.
 
Se prevé la construcción de puentes vehiculares en los cruces de las avenidas principales. También se levantarían cinco puentes peatonales.