Enfrentamientos en Madre de Dios dejan un muerto y cinco heridos de bala

Violencia. Pobladores en paro indefinido para exigir la derogatoria del DS 015, que controla la venta de combustible, chocaron con la Policía en Mazuko y Puerto Maldonado. Autoridades y dirigentes de la región inician huelga de hambre en Lima.

Tras trece días de huelga indefinida en Madre de Dios, nuevos enfrentamientos entre policías y manifestantes en Masuko y Puerto Maldonado dejaron como resultado un muerto y 15 heridos, cinco de ellos de gravedad. 

Los choques ocurrieron cuando los policías intervinieron para dispersar a los  huelguistas que se movilizan a diario para exigir, entre otras demandas, la derogatoria del decreto supremo 015 que controla la venta de combustible y que, según las autoridades y dirigentes sociales de Madre de Dios, colocan a esta región como productora de coca cuando no lo es.

La víctima mortal es un mecánico electricista de Hueypetúe, identificado como Américo Luna Pizarro (44). Era uno de los manifestantes procedentes de poblados de la provincia de Tambopata que desde las cinco de la mañana se concentraron en Mazuko para bloquear la vía interoceánica, única ruta de salida al Cusco. 

A la protesta por primera vez se habían sumado los mineros ilegales de la zona conocida como la Pampa, con quienes los manifestantes superaban más de diez mil personas en Mazuko. Al mediodía, prácticamente tenían bloqueado un extenso tramo de la carretera Interoceánica, en la que el paso se mantenía cerrado desde la víspera. 

El enfrentamiento se produjo cuando la Policía empezó a desalojar a los manifestantes de la carretera y, según narraron algunos huelguistas, esta vez decidieron no dispersarse con las bombas lacrimógenas, ya que minutos antes se habían enterado de que las autoridades de Madre de Dios no habían logrado ser atendidas por el presidente del Consejo de Ministros y se declaraban en huelga de hambre en el interior de una iglesia de Lima.

Fue entonces cuando empezaron la resistencia, arrojando piedras y palos a las fuerzas del orden que respondieron con disparos, produciéndose así un feroz enfrentamiento que duró casi dos horas.

Luna Pizarro fue impactado por una bala en la cabeza que lo mató casi al instante. Según sus amigos, “Plácido”, como lo llamaban, apoyaba la huelga de los mineros  porque su trabajo dependía de la actividad minera, como ocurre con un numeroso sector de la población de Madre de Dios.

Otros cuatro huelguistas también fueron heridos de bala: Francisco Mayterola Ticona, Beltrán Quispe Cutipa, Yair Perca Sánchez y Simón Calcín. Todos están graves y han sido evacuados al hospital de Puerto Maldonado. 

Otros manifestantes fueron alcanzados por balas de goma y no revisten gravedad, por lo que fueron atendidos en la posta médica de Mazuko.

Algunos de ellos indicaron que habría otro muerto aún no identificado, cuyo cuerpo permanece en esa posta que está fuertemente custodiada por la Policía.  

Más protestas

También en Puerto Maldonado se produjeron enfrentamientos con las fuerzas del orden, tras los sucesos ocurridos en Masuko. Aunque los choques ahí no fueron graves, dos civiles resultaron heridos de bala y un policía presenta cortes en el cuello. El efectivo fue identificado como el suboficial Alberto Ávila Soto, del Escuadrón Verde, que llegó para reforzar el control de carreteras. 

Manifestantes que no quisieron revelar su identidad dijeron que los más de 300 miembros del Ejército, que están en Mazuko y Puerto Maldonado, se habrían infiltrado entre los policías y serían los autores de los disparos contra los huelguistas.

Tras los enfrentamientos, varios sectores, como los trabajadores del gobierno regional que se mantenían al margen de la huelga, indicaron que hoy se sumarán a la protesta en solidaridad con los heridos. 

Una comisión reclama en Lima

Autoridades de Madre de Dios están en Lima para pedir al Ejecutivo la exclusión de las tres provincias de Tambopata, Tahuamanu y Manu del alcance del Decreto Supremo Nº 015-2013, por el cual se prevé controlar las cuotas de gasolina en zonas decretadas afectadas por el tráfico de drogas.  

El presidente regional de Madre de Dios, Jorge Aldazabal Soto, el congresista Armando Romero, alcaldes, presidentes de federaciones y representantes de la sociedad civil manifestaron su descontento frente a la Defensoría del Pueblo.

"Rechazamos la minería ilegal, pero no es identificando a la región Madre de Dios como zona de narcotráfico que se solucionará esto", apuntó el congresista.

La norma afecta a las actividades agrícolas, forestales y turísticas. "Incluso la actividad minera en proceso de formalización, porque también tienen poco combustible", añadió. Los dirigentes exigen reunión con el jefe de la PCM, René Cornejo y como no son atendidos se declararon en huelga de hambre.

Con la colaboración de
Manuel Calloquispe

 

 

Síguenos en Facebook