Edición Impresa del 05 de Abril de 2011

JAC B-cross, un vehículo hecho 100% familiar

Mundial. Fue presentado por primera vez en el Salón de Beijing en el 2010. Este es el primer cross over de la marca china. Tiene siete plazas, tres filas de asientos, equipamiento eléctrico, altos niveles de seguridad y un motor de 1.8 litros que desarrolla 141 caballos de potencia.

Tito Maruy,
Asesor automotor.


Los diseñadores siempre están poniéndonos en aprietos para describir los nuevos modelos que lanzan al mercado, pues tenemos problemas para ubicarlos en los segmentos preconcebidos.

Un ejemplo de eso es la nueva JAC B-Cross. Comenzaremos diciendo que es un multifamiliar de siete asientos ¿Es una Van? No ¿Es una SUV? No ¿Es una Station Wagon? Tampoco ¿Qué es entonces? Es lo que los diseñadores llaman un cross over, en el que confluyen varios conceptos extraídos de otras plataformas, o sea, una elegante forma de decir que no sabemos qué es.

Recapitulemos. La B-Cross es un multifamiliar de siete asientos –interesante propuesta de la marca china– salida del tablero de Pininfarina.

Con 4.55 metros de largo, 1.775 de ancho y 1.66 de alto, es una “camioneta” mediana en la que podemos cargar a toda la familia, incluyendo al perro, sin problemas. De líneas similares a su hermano el B-Class en la parte frontal, armoniza muy bien el conjunto hacia la parte posterior y logra un concepto visual muy equilibrado.

El interior es muy espacioso, tiene buena visibilidad y grandes retrovisores con las intermitentes incluidas. Todo forrado en “eco-cuero”.

Muchos espacios para guardar cosas, timón con control de la radio incorporado, radio CD, MP3, con entrada USB, A/C de doble salida, tiene un par de rejillas al término de la consola central que soplan hacia los pasajeros, aumentando la velocidad de enfriamiento en todo el interior.

En cuanto a seguridad, este vehículo tiene doble airbag delantero, frenos con ABS-EBD, además de un útil censor de distancia al retroceder (a un metro del obstáculo la alarma sonora se activa intermitentemente; a 60 centímetros se convierte en un pito continuo).

La calidad de la vista ha mejorado mucho, así como los acabados. Se nota el trabajo por mejorar los estándares de la marca.

Espacio para toda la familia

Al conducirlo, el motor 4G93 de 1.8 litros de 140 HP es suficiente para llevarlo ligero a cualquier parte con un consumo promedio de 48 km/gal. Algo lento en la recuperación pero nada preocupante, la maniobrabilidad es buena, así como la sensación de control; la capacidad frenante también es ideal gracias a sus cuatro frenos de disco.

Lo interesante es que uno puede escoger entre tener dos asientos o siete, con todas las variables entre ambas, con sus respectivos cinturones de seguridad; todos los asientos posteriores son extraíbles, lo que convierte a esta “camioneta” multifamiliar en una de carga.

El asiento central posterior se abate para formar una cómoda mesa entre los dos asientos laterales que, hay que decirlo, tienen movimiento longitudinal independiente. Una propuesta de versatilidad que no se encuentra así nomás en el mercado automotriz.

Vaya y mire. La B-Cross es una opción para aquellos que sienten que el transportar a la familia es un problema. Con siete asientos creo que ello se soluciona, y con mucha clase además. Eso sí, no me pregunte qué es... una B-Cross.

Dato

16,490 dólares es el precio de este vehículo chino comercializado por Derco.

ficha técnica

Motor. 1.8 litros
Máxima potencia. 141 HP.
Torque máximo. 165 Nm.
Transmisión. Mecánica, cinco velocidades + retroceso.
Dirección. Asistida hidráulicamente.
Frenos. Delanteros y posteriores de disco.
Neumáticos. Aros de aleación de 16”.
Seguridad. Doble airbag frontal (piloto y copiloto).