Edición Impresa del 03 de Diciembre de 2013

Actor Paul Walker murió trágicamente como James Dean

El protagonista de Rápidos y furiosos tuvo un trágico final tal como el ícono de los años 50. Según su padre, pensaba dejar el cine por su hija.

Paul Walker corrió la misma suerte y tragedia de James Dean. La estrella de Rápidos y furiosos perdió la vida a los 40 años, ‘paseando’ su éxito dentro de un lujoso Porsche, en su mejor momento en Hollywood y con el ‘mundo a sus pies’, tal como el actor ícono de los años 50.


La leyenda Dean tuvo un capítulo fatal a mediados de los 50, luego de filmar la película Rebelde sin causa, Al este del Edén y Gigante –en la que fue el primer actor en recibir una nominación póstuma al Oscar–, y cuando estrenaba su auto a los 24 años. Walker murió de copiloto el sábado. Estaba rodando la parte siete de la taquillera saga Rápidos y furiosos que continuará hacia su estreno en junio sin él como ‘Brian O’Conner’.


La producción ha adelantado que rendirá un homenaje a su estrella y que su personaje podría tener una ‘mutación’ a lo Heath Ledger en la cinta The Imaginarium of Doctor Parnassus.


El actor deja una hija de 15 años. Según su padre, Paul tenía pensado alejarse del cine para dedicarle tiempo a la adolescente. “Me dijo que se quería tomar un descanso, que Meadow tenía solo 15 años y que no tenía mucho tiempo para estar con ella, y justo le ofrecieron otra película. No sabía qué hacer. Tenía un corazón enorme. Yo estaba muy orgulloso de él”, confesó a CBS Paul William Walker III.