01 de Junio de 2009 | 8:05 h

Tras años de conflictos, la azucarera Pomalca ya vislumbra su desarrollo

Solo en el 2008 llegó a facturar alrededor de S/. 75 millones. Agroindustrial pasó en 4 años de 3,500 hectáreas de caña de azúcar a 8 mil, y de un ratio de producción de 37 toneladas por hectárea a 142.

Omar Mariluz, desde Chiclayo.

Un viento helado recorre en estos días las nocturnas calles de Chiclayo , “son los nuevos vientos de la modernidad y el desarrollo”, nos dice un taxista al señalar con el dedo los imponentes centros comerciales que decoran la ciudad y recordarnos que Chiclayo no solo es la casa del Aurich, sino también de Pomalca, una de las más importantes azucareras del Perú.

A tan solo 15 minutos del centro de Chiclayo, ya se puede observar el verdor de las primeras plantaciones de caña de azúcar, el principio de las cerca de 8 mil hectáreas que posee la Empresa Agroindustrial Pomalca, que en el 2008 llegó a facturar ventas por S/.75 millones, un crecimiento que según los propios trabajadores es el logro de una renovada administración.

¿Pero quién es este nuevo barón del azúcar, que en tan solo 4 años incrementó el número de hectáreas de 3,500 a 8 mil y pasó de un bajísimo ratio de producción de 37 toneladas por hectárea en el 2005 a 142 toneladas en el presente año?
inicio con muchas trabas
Edwin Oviedo, uno de los hombres más importantes de Chiclayo, es el menor de cuatro hermanos provenientes de Urcos, provincia de Cusco, donde en 1979 junto a su madre eran dueños de una pequeña tienda de abarrotes. Ahora Edwin posee casi el 20% de las acciones de la azucarera, en la que ejerce el control de la administración.

Sin embargo, asumir la administración de Pomalca en el 2004 no fue nada fácil, según cuenta el propio Edwin Oviedo, a quien diversos grupos de trabajadores de la antigua cooperativa le declararon una guerra que se extendió por casi un año, tiempo en el que Pomalca se vio envuelta en una serie de conflictos sociales que casi generan la salida de los Oviedo de Chiclayo.

“En un momento pensamos en abandonar todo, entre marzo y abril del 2005 llegó una etapa en la que ya no podíamos ingresar a la empresa, los trabajadores tomaron todo, porque decían que íbamos a despedir a trabajadores, mi familia me decía que desistiéramos, pero yo no podía hacer eso”, contó.

El proceso de transición acabó luego de una serie de conversaciones en la que se decidió mantener a los más de 3 mil trabajadores de la azucarera.

Y es que según comenta Samuel Díaz Matías, cortador de caña en Pomalca desde 1975, “Había que poner mano dura para todos poder entendernos”, recuerda.

Agroexportación

Una vez que la tranquilidad retornó a la azucarera, en el 2006 Antonio Becerril, gerente general de Pomalca, propuso a Edwin Oviedo ampliar la oferta, y usar los campos de caña para la agroexportación. Es así que en 650 hectáreas, 600 nuevos agricultores producen páprika, alcachofa, cebolla, y otros productos que van a parar a México, España y Estados Unidos.

“No es bueno poner todos los huevos en la misma canasta”, comenta Edwin, quien para el 2011 ya piensa implementar una planta de etanol, que requerirá una inversión de US$ 50 millones.

Sin duda el éxito de este arriesgado empresario no es solo suerte, sino, como él asegura, “del esfuerzo y dedicación de varios años de trabajo”, que ahora se reflejan en el más importante grupo empresarial de Chiclayo.

Cifras

S/.0.90 cuesta actualmente una acción de Pomalca, y S/.0.30 costaba en 2007.

S/.23,6 millones perdió Pomalca en el 2004 en la etapa de transición. (Edición impresa La República )

Síguenos en Facebook